9 Consejos de un nómada digital para ser mas productivo trabajando de manera remota

Image for post
Image for post
Obviamente, este no soy yo programando

Con la llegada del COVID-19 a nuestros países muchas ocurrencias han cambiado en nuestras vidas. Grandes cantidades de personas han sido enviadas a trabajar desde casa sin ningún tipo de entrenamiento y/o capacitación. Esto, desafortunadamente, puede estar acompañado de cierta incertidumbre.

Para mí, esta situación no trajo muchos cambios. Al ser un nómada digital y trabajando en mis viajes durante los últimos siete años, ya es parte de mi rutina la práctica de trabajo remoto, visitando distintos países con diversas zonas horarias, y en lugares como parques, cafés, hostales y espacios de co-working.

Con esto en mente, he tratado de compilar nueve consejos basados en mi experiencia que, espero, sean de mucha utilidad para quienes incursionen por primera vez en esta nueva aventura:

1. Tomar un baño

Con tu nueva rutina, puedes sentirte tentado a saltar de la cama e ir directamente a trabajar en pijama (igual nadie te va a oler). Por mucho tiempo hice esto y descubrí que soy mucho menos productivo cuando inicio mi rutina antes de darme un baño.

Los humanos somos seres “de rutina”, y como tales, nuestro sistema esta diseñado para ajustarse en base a ciclos. Mantener la costumbre de tomarse un baño cada mañana le indica a tu cuerpo que es hora de despertarse.

Un buen baño con agua fría provoca un pequeño shock en tu sistema que le facilita entrar en alerta logrando así sentirte activo, ademas de tener varios efectos positivos para tu salud (como mejorar la circulación sanguínea por ejemplo).

2. Definir una hora de salida

Cuando estás en casa, es muy difícil diferenciar entre tiempo de trabajo y tiempo para tu vida personal, especialmente cuando tienes muchas tareas y quieres terminarlas. Por eso, antes de empezar a trabajar es importante definir una “hora de salida”.

El balance entre la vida personal y el trabajo es muy importante para mantener un correcto estado de ánimo para mantenerte productivo.

3. Crea un área libre de distracciones

Creo que de todos los consejos, este es uno de los que más me ha costado implementar en mi vida, dado que siempre me encuentro en movimiento (excepto ahora mismo por culpa de nuestro inesperado visitante) y nunca tengo un lugar específico para trabajar.

Empieza a explorar tu casa para hallar espacios donde puedas trabajar en silencio y concentrado; intenta que no sea en tu cuarto, ya que terminas asociando tu cuarto al trabajo y pues tu cuarto es el área designada a dormir.

Una vez encuentres esa parte de la casa donde eres productivo y te sientas cómodo, mantenla limpia y ordenada y, si puedes, deja tu computador allí, de manera que automáticamente asocies esa parte de tu casa con tu trabajo (recuerda, somos seres rutinarios).

4. Iniciar el día con una tarea sencilla de resolver

Es muy difícil iniciar el día y ser productivo de inmediato. Al trabajar desde casa, es más difícil, pues, al no tener a nadie a tu alrededor recordándote que ya es hora de comenzar a trabajar, puedes retrasar tu hora inicio (he estado en esta situación demasiadas veces).

Una de mis costumbres es “iniciar con una tarea sencilla”. En mi caso, al ser programador y líder de un equipo, empiezo haciendo revisión de código, lo cual me toma aproximadamente veinte minutos (y que, por lo general, no requiere un esfuerzo de concentración total de mi parte).

Una vez logras terminar una tarea, es común sentirse motivado y preparado para ir por la siguiente. Intenta encontrar una tarea simple en tu trabajo y empieza por ella cada día.

5. Divide el trabajo en bloques

No todo el trabajo es igual. Algunas tareas requieren más de tu concentración y creatividad, mientras otras pueden ser repetitivas y triviales. Para poder organizarte bien, es necesario categorizar donde tus tareas caen en base a cada una de estas descripciones.

Una vez reconocidas, intenta dividir tu día en dos bloques: uno para enfocarte en terminar las tareas que requieren toda tu concentración y creatividad, y otro para las que no lo necesitan. Experimenta todos los días al programar estos bloques de manera que puedas encontrar las horas del día en las que eres más productivo (en mi caso, es en las horas de la mañana).

6. Eliminar factores de distracción habituales

Durante el tiempo de alta productividad, cierra todas las redes sociales y aléjate de posibles distracciones; pon buena música y enfócate en gastar toda la energía mental que puedas en estas tareas. Una vez te sientas cansado o termines, puedes relajarte haciendo las tareas más triviales.

7. Tomar tiempo para descansar

Es muy importante darle un “reinicio” al cerebro entre bloques largos de varias horas de trabajo; unos 10–30 minutos de descanso son suficientes para esto.

Durante tu descanso, es importante que te levantes, te estires y camines, ya que estar tanto tiempo sentado puede traer efectos negativos para tu salud. Una vez haz hecho esto, queda a tu imaginación lo demás, ya que al estar en casa puedes ir a la cocina por un snack, acostarte en la cama y tomar un respiro, ver un vídeo en YouTube o hasta jugar una partida rápida de tu videojuego favorito.

Lastimosamente, no podemos salir por las actuales circunstancias, pero tengo que confesar que mis descansos favoritos al trabajar durante mis viajes eran al salir a explorar mi parque más cercano y pues, a veces me tomaba más de 30 minutos (¡si, ya se, soy todo un tramposo!).

8. Estar en constante comunicación con tu equipo de trabajo

Durante tus horas de trabajo, comunica siempre tu disponibilidad al resto de tu equipo. Hazles saber si estarás disponible a ciertas horas del día y a otras horas estarás enfocado en temas de urgencia.

Ciertamente, el trabajo en casa viene con muchas libertades sobre tu tiempo. Sin embargo, a veces puede afectar la comunicación con tu equipo. Al ser transparente con tu tiempo y mantener informados tus planes, todos pueden adaptarse a tu jornada y tu a la de los demás, manteniendo una comunicación eficiente.

9. Apégate a la rutina

Los humanos somos seres rutinarios (¿cuántas veces lo he dicho ya?), así que trata de construir tu propia rutina y apegarte a ella. Si te sientes más cómodo con la que ya tenias, mantenla (pero vamos, que si ya no tienes que viajar a la oficina puedes descansar un poco más).

Despiértate a la misma hora todos los días, no te saltes horarios de comida, dedica una hora al día para ejercitarte, empieza y termina de trabajar a la misma hora. Tu rutina no tiene que ser perfecta, y a veces tendrás que salirte de ella un poco, pero si logras mantenerte en gran parte dentro de ella, verás que tu concentración y productividad aumentarán considerablemente.

En conclusión

Estamos viviendo un periodo de transición de una sociedad con cultura de oficina, a una que acepta cada día más el trabajo remoto. Los beneficios son muchos, pero al no tener una cultura de buenos hábitos de trabajo remoto bien definida, debemos hacer lo mejor de nosotros para adaptarnos y mantenernos productivos en estos tiempos extraordinarios.

Mantener rutinas y hábitos es clave, junto con la separación de tiempo de trabajo y tiempo personal, nos ayudarán a mantener esa productividad necesaria para llevar a cabo nuestras labores.

Si gustas aportar con tus propios consejos y descubrimientos en esta nueva etapa, estaría muy feliz que los compartieras en los comentarios y, por supuesto, si tienen alguna pregunta no duden en hacerla.

P.D.: Recuerda, mantén presente en todo momento la correcta higiene de tus manos, y no salgas de casa si no es necesario. Hay que ayudar a aplanar la curva.

Agradecimientos a Edward Jimenez , Jorge Tribaldos y Emir Salazar por sus aportes en la escritura y corrección de este post.

Written by

Quarantined Digital Nomad, Foodie and Software Engineer. Teamfight Tactics Ranked Player.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store