El lado oculto y sórdido del CrossFit
Vanessa Wilbat
755

Durante el 2013, muchos de los compañeros (e incluso instructores de gimnasio), abandonaros sus entrenamientos habituales para seguir el camino del Crossfit. Y es que la idea del espartano-samurai que se lleva a sí mismo más allá del límite suena poéticamente épico y todos quisiéramos ser ese samurai espartano caballero del zodíaco que no le teme al dolor, pero en menos de 6 meses, más de la mitad volvió al gimnasio, aunque con lesiones de toda índole, bajando su rendimiento por querer hacerle al super Saiyan.

Gracias por el artículo. Desconocía sobre la rabdomiólisis, y ahora, con más razón, rehuiré del Crossfit,el cual nunca practiqué porque sus practicantes suelen ser muy groseros con los demás “¿Zumba? Bitch, please, yo hago crossfit”. Pero a la larga, la que llamó bitch a la practicante de zumba quedó con las articulaciones deshechas.

Like what you read? Give Romy Villamil a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.