No al sexismo ni machismo.

El día de la madre se acerca y no queda más que aprovechar estas últimas horas para poder comprar algún regalo en caso no lo hayas hecha ya.

En esta publicación hablaré de un problema bastante común en todo latinoamérica y es el sexismo y machismo que invade no solo a las familias y sociedad sino también a la publicidad y medios de comunicación.

El caso más popular es de la publicidad de detergentes, aceites y demás y para graficar este problema vamos a tomar un par de ejemplos como el detergente Ace y el Aceite Cocinero, en el primer caso vemos a una señora de edad y una joven que en pleno 2017 están lavando a mano ropa una camisa ergo ropa del esposo, además se ve no solo que encapsulan a la mujer a una tarea que debería corresponder al dueño de la camisa sino que la señora de edad es una refleja una imagen estereotipada de la clásica ama de casa, aquí les dejo el video para que puedan verlo.

Otro caso bastante grotesco para mi visión del mundo es una en el que se quiere vender un aceite, en el video vemos padre e hijo sentados viendo la tele y conversando mientras que en el fondo se ve a la mamá en cocina haciendo labores del hogar. Esto es inconcebible ya que no solo venden un producto de manera poco creativa sino que peor aún proyectan una imagen errada de cómo debería ser una familia, en mi hogar por ejemplo nadie está sentado mientras alguien está haciendo algo por el hogar, todos ayudamos a hacer algo y es lo que debería ser normal, aquí les dejo el video para que se incomoden un poco.

y por último voy a hablar de los regalos machistas, este es un tema que en algún momento hemos hecho, yo creía que regalar una refrigeradora, una lavadora, un microondas o algún objeto del hogar era un regalo y bueno eso fue causado por la sociedad en la que vivía y no fué hasta que mi mamá comenzó a romper esas cadenas que comprendí que si uno regala eso es para que siga haciendo las tareas del hogar como si fueran su obligación, y leanlo chicos no es la obligación de nadie hacer las labores del hogar, eso le corresponde a todo individuo que viva dentro de un espacio sea casa, departamento e incluso calle, todos deben intervenir en la limpieza, en la cocina y claro deben hacer sus propias cosas como lavarse su ropa, sus utensilios y olvidarse de que es la obligación de la mamá hacer esas labores.

Yo tengo una hija de 3 años y un bebé de 1 año y la manera en la que los criamos es sin hacer distinción entre mujer u hombre, ambos son criados con las mismas responsabilidades, no solo es la manera en que decidimos criarlos sino también en cómo mi esposa y yo administramos el hogar, cada uno de nosotros divide las tareas que les gusta hacer además de apoyar al otro cuando no se está haciendo nada. Nuestra palabra mágica es ¿En que te puedo ayudar? y en caso se nos olvide de preguntarlo obligamos al otro a ayudar jejeje.

Finalizando solo puedo recomendar a todo aquel que lea este post que si se siente identificado con lo que se escribió o habló aquí significa que tienen que cambiar algo en su vida, en su mecánica diaria, recuerden que las mamás no son máquinas de labores domésticas son mucho más que eso y debemos ponerlas en su lugar.

Gracias por leer.