No vengo a defender a Fourcade

Le pifió, si feo… La excusa para defenderse fue aun peor, sin dudas, pero en paralelo, lo que pasa es tremendo.

Hoy Twitter es un mundo donde vos podes decir LO QUE SEA DE QUIEN SEA, sin medir las consecuencias, con la impunidad de la mediatización. Sos alguien detrás de una computadora, de un teléfono, de una tablet, opinando sobre alguien que no conoces.

Como durante muchos años lo fue la televisión , donde se decidía en pantalla si alguien era culpable o inocente, donde la sentencia es social, mucho antes de que la justicia se expida.

Hoy Twitter llegó también para ocupar ese lugar. Ese lugar de empoderamiento, donde vos podes decir u opinar lo que sea de alguien. Podes ensañarte, podes humillar a otro, total , no lo conoces… Lo peor, podes retwittear el enzañamiento hacia otra persona y el enzañamiento se viraliza.

Y si hay algo que no podes detener, es la viralización de la humillación.

Por eso hoy me hizo tanto ruido lo que paso, por eso, no vengo a defender a #Fourcade (ni en pedo), pero hoy mientras leía como lo prendían fuego me acorde de una charla TED sobre los alcances de Twitter que se llama “ When online shaming spirals out of control”. Algo así como “Cuando se viraliza la humillación online “

Twitter le da voz a los sin voz, una manera de expresarse ante las injusticias que percibimos. Pero a veces, dice Jon Ronson , las cosas van demasiado lejos . En una historia asombrosa de cómo un tweet para nada gracioso arruinó la vida y la carrera de una mujer, Ronson muestra cómo los comentarios en línea pueden llegar a comportarse como una turba ladridos, y dice que es momento de repensar nuestra forma de interactuar en línea .”

Aca la charla, para sacar sus propias conclusiones 
https://www.ted.com/talks/jon_ronson_what_happens_when_online_shaming_spirals_out_of_control?language=en?utm_source=tedcomshare&utm_medium=referral&utm_campaign=tedspread

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.