Siempre actuar como si no pasara nada.

Este es mi mantra, lo que esa voz en mi cabeza me repite constantemente.

Guardarse las cosas puede ser bueno, porque no todo lo que se tiene para decir es inteligente, o interesante, o siquiera relevante. Pero en ocasiones, reservarse todo puede ser como fumar: inhalas e inhalas humo hasta que mueres. Así de simple.

Pero no hablo de una muerte física común y corriente, no, hablo de tu esencia. Todo aquello que no dices va matando tu espíritu, ensartando una cuchilla en él, vez tras vez, palabra no dicha tras palabra no dicha. Hasta que tu espíritu muere y te estancas en el pasado, mirando a ese eterno océano de recuerdos amargos en el que el horizonte es: ¿Qué hubiera pasado si lo hubiera dicho?

Y así, te sientas en tu pórtico, con una taza de café sin azúcar, tratando de averiguar qué ganaste con siempre haber actuado como si no pasara nada.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Nilsen Reyes’s story.