“Definitivamente me tocaste”

“Ncky Butt descarga para Paul Scholes… Scholes habilita a Michael Owen en el área y ¡penal!

¿Lo tocó o no? La cámara persigue al autor del delito, quien lanza un suspiro cargado de amargura y mueve la cabeza hacia los lados negando la acusación.

Mientras tanto, David Beckham prepara el terreno. No hay vuelta atrás. La duda y el enojo siguen latentes.

¡Gol! ¡Gol de Inglaterra, que derrota 1 a 0 a la Argentina!

Mundial de Corea-Japón 2002. Encuentro por la fase de grupos. Los ingleses finalmente ganaron con aquél gol de Beckham, gestado por una ¿falta? de Mauricio Pochettino”.

El tiempo cicatriza las heridas. Los años pasan, pero el sentimiento sobre aquél momento ya no es el mismo, perdió intensidad. Y una prueba de ello lo demuestra el encuentro entre ambos protagonistas (Owen-Pochettino) once años después.

Lo cierto es que Mauricio dio el primer paso. “Yo estaba en Southampton y él era comentarista. Lo vi y le dije a uno de mis asistentes que quería tomar una copa de vino con él después del partido”.

¿Qué pensó el Wonder Boy al respecto? “Quedó sorprendido y vino con miedo. Y cuando entró al Manager Room le dije: ´tranquilo, no pasa nada, sólo quiero charlar y saludarte´. Nunca había tenido la posibilidad de verlo, sólo en el campo en aquél penal. Nos reímos mucho, la pasamos bien”, destacó.

Pero la historia continúa: “Después él me hizo una entrevista para la televisión inglesa y estuvimos casi dos horas viendo fútbol. Imprimí una foto en la que le estaba haciendo el penal, le dije que la firmara y que pusiera que no lo había tocado. Entonces él escribió: ´definitivamente me tocaste´. Fue muy gracioso”, comentó Pochettino, quien guarda la imagen en su despacho.

Y agregó: “Esa situación me sirvió porque cuando llegué a Inglaterra en Southampton se preguntaban ´Who is Pochettino?´. Fue una buena anécdota para que los ingleses me conozcan”.

Para escuchar el mano a mano completo, haz clic aquí.