Houellebecq vivant.

‘Matière’ de la serie ‘OK?’ de Michel Houellebecq en el Palais de Tokyo. Paris.

el enfant terrible de la literatura maldita e ícono de la literatura contemporánea francesa, autor del polémico «Sumisión» ─y personalmente, uno de mis autores favoritos─ Michel Houellebecq se estrenó en la Bienal Manifesta de este año como un artista nihilista. cuestión no muy lejana en sus rubros, ya que el autor, que también fotógrafo, cantante, cineasta y actor, ha demostrado versatilidad y amplio conocimiento en el rubro; sabido esto a causa de los personajes que se conjugan en sus poemas velados en «La Difference» en su libro «El Mapa y el Territorio» cuando retrata a un Rilke jugetón pero absorto de consejos para una formación estricta en el mundo del arte.

en el Palais de Tokyo, albergada en 18 recintos, se muestra la instalacón «Rester Vivant» que retrata el amor total y supremo, el humor mismo de Houellebecq y la impresión que tiene el autor de «Las Partículas Elementales» del mundo exterior a base de fotografías, obras de allegados suyos así como paisajes eróticos y de piezas sonoras.

un fumadero, artículos personales que corresponden al extinto matrimonio del escritor y su mascota Clément, que falleció en 2011, con un altar de juguetes de perro y unas acuarelas que retratan al can en sus momentos de mocedad.
así mismo, hay una pieza vocalizada por Iggy Pop que homenajea a los perros con la índole de promocionarlos como las máquinas absolutas del amor supremo.

la entera instalación obtuvo un sigiloso cuidado y composición estricta por la vigilancia de Michel Houellebecq que incluso ideado para satisfacer el soporte de sus novelas para componer el hilo transitorio de la muestra, se dió los lujos para mantener una estética de iluminaciones digna de un entorno onírico.