La simpleza de la comodidad.

Caminar juntos, provoca una reacción de cercanía que logra avanzar más. Pero caminar cerca, crea una conexión de disfrutar más el camino.

No se trata de que mezcles tu vida con alguien que la mejore, se trata de crear una conexión con otra vida, la cual haga disfrutar el día a día, que hasta su silencio más incómodo, haga sentir ligero el ambiente y seguro el clima. Con quien disfrutes desde el chiste más sin sentido hasta una simple cena.

Como me dijeron una vez… Cuando te relacionas con alguien que provoca daño en tu vida, debes apartar a esa persona, pero acaso cuando encontramos a alguien que nos hace sentir a gusto, ¿ la acercamos más ?

La vida es muy corta para decidir quién vale la pena o no, pero muy larga para pasarla con gente que no lleva a ningún lado. Una correcta relación, no importa el lugar, tiempo atmosférico, entorno ni cosas menores como la vestimenta, solo se necesita el acompañamiento uno del otro para hacer del lugar, un lugar confortable… No se trata de tu situación ni actitud, ni problemas, se trata de encontrar a alguien, que te haga olvidar de ellas, que los problemas parezcan bromas, las situaciones juegos de gato y las tristezas, simples molestias que con una dosis de esa presencia son curables.

No es amor verdadero, ni a primera vista, mucho menos platónico… Se trata de una intimidad que no se necesita de tan siquiera una mirada, porque se siente que se está ahí, sin estarlo… Basta con saber de esa existencia, para alegrar el día, basta de saber que se conoce, para dormir bien pero… Basta con tenerla, para lograr la felicidad, al menos una parte de ella.

Cuando encuentres una persona, que con su silencio, se mezcle con el tuyo y logren crear una nube de tranquilidad, no la dejes ir. Que se vive muy poco para no estar tranquilos, pero se vive mucho para no disfrutar de eso.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.