No sé que escribir

Quiero escribir algo y no sé que, sé que algo quiero decir pero no hay nada que en este momento parezca ser lo suficientemente interesante. Nada se pone por sobre la idea de escribir. Y así ya van tres renglones, sin que mucho se haya dicho mas que esta ausencia de motivación que no es, por cierto, falencia que no me este dejando llegar al quinto renglón.

La música suena, y el otoño finalmente se deja sentir detrás de esa puerta que hoy solo se abrió para decirle hola y mas tarde hasta luego a mi amor. Aquí llevo un domingo quieto, pero no por ello relajado. Ahora, cuando el día esta a punto de decir que no tiene mas que hacer por mi, la música llena los espacios y con ella estas ganas de decir, sin saber aun que.

Él vino, iluminó un rato mi casa, le puso sus olores, sabores y canciones; pero ahora ya estoy nuevamente con mi alma sobre la mesa, mirándola y queriendo entenderla. Y la música sigue sonando, hay lamentos, pensamientos y temores, sonidos que hacen caer mi cabeza sobre este teclado y otros que la elevan.

Aquí estoy, sintiendo esto, viviendo esto, en este momento. Me dejo llevar por la melodía y el calor de mi hogar a la soledad, sabiendo de su poder, pero sabiendo también que es una amiga que pese a decir verdades siempre dice palabras que tiran hacia adelante aunque pesen como ataúdes. La conozco y al fin de cuentas, ella o yo, o ambos, ya hemos dicho lo que no sabíamos que diríamos.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Néstor Gabriel Suárez Pérez’s story.