CAMBIO DE RUMBO…

Han pasado varios días desde mi ultimo artículo. Sucede que, como he contado en artículos previos, nuestro emprendimiento tiene pocas personas aún y durante las últimas semanas trabajamos en la realización de un ciclo de conferencias para celebrar el Día Mundial del Riñón.

En fin, durante las ultimas semanas también he estado leyendo algunos otros blogs y me doy cuenta que el mío puede “sentirse” distante por el hecho de que solo expreso mis reflexiones y, finalmente solo pensamientos y actitudes positivas que, evidentemente ningún ser humano practica todo el tiempo. Todos sin excepción tenemos momentos de incongruencia (finalmente son esos momentos los que nos convierten en humanos).

He decidido entonces ampliar los objetivos de este blog: en lugar de sólo abordar cuestiones relacionadas con la medicina y su práctica actual (lo cual seguiré haciendo), pretendo también compartir nuestros errores y aciertos en la ejecución del proyecto que ocupa buena parte de mi tiempo (www.renalis.com.mx).

Para aquéllos que me leen, y con quienes no tengo una relación muy estrecha, les cuento que el grupo al que pertenezco tiene el objetivo de cambiar la forma de hacer nefrología en nuestro país. Se muy bien que la meta es muy grande y ambiciosa, y que tenemos muchas posibilidades de fracasar. Si llegase a suceder esto último, este blog habrá conseguido dos objetivos:

  1. Luchar contra la estigmatización que existe hacia el fracaso en nuestro país (aún pocas personas aceptan, comparten, presumen y se enorgullecen de sus errores)
  2. Compartir la forma en que no se deben hacer las cosas para alcanzar un objetivo tan grande (seguramente alguno de las personas que me leen o leerán tienen la idea de hacer algo grande y no saben por donde empezar; bueno pues estas reflexiones les ayudarán a determinar por donde NO hacerlo)

Otra de los motivos para compartir mis experiencias/ideas es el egoísmo: Contar los planes de una persona ayudan a sentir presión y luchar verdaderamente por alcanzarlos. Cuando compartes tu objetivo y no lo alcanzas, corres el riesgo de exponer tu falta de capacidad o de fuerza de voluntad a los que te siguen/leen.

Y bien, ¿a que llamo cambiar la forma de hacer nefrología en el país? En hacer lo contrario a lo que la mayoría practica actualmente:

a) En un mundo en donde pocos (afortunadamente no todos) se involucran en la realidad de los pacientes, queremos individualizar y ofrecer una solución a las dificultades de cada individuo

b) En una realidad en donde la mayor parte de los negocios están dirigidos a las personas con mayor poder adquisitivo, queremos hacer accesible la salud renal a la gente menos afortunada

c) En un mundo en donde la recuperación de la salud representa solo pérdida de dinero, queremos incluir a nuestros pacientes en las actividades propias de la empresa y de esa forma, fomentar actividades remuneradas (estas dos últimas actividades son las mas complicadas)

d) En una sociedad en donde la prevención de la enfermedad no es practicada ampliamente, queremos transformar a algunos pacientes en “promotores de salud” y que sean ellos quienes realicen estas actividades, obteniendo una ganancia a cambio.

Si alguno de ustedes en este momento se está preguntando ¿cómo diablos piensan hacerlo? La respuesta exacta no la tengo aún, sin embargo me consuela saber que como tradicionalmente se comenta en foros de emprendimiento: “Tienes que enamorarte del problema y no de la solución, ésta podrá cambiar, aquél siempre siempre será el mismo…”

Tengo algunos amigos que piensan que lo que queremos hacer es imposible, y que seguramente sobre la marcha cambiaremos de rumbo. Yo siempre contesto que todo, antes de hacerse por primera vez, parece imposible… Y si por alguna razón cambiamos nuestro rumbo (y para ese entonces sigo escribiendo este blog) espero tener una razón sólida y convincente para ello…