Inteligencia ARTificial, ¿Puede un Robot hacer arte?

Para poder contestar esta pregunta, es necesario definir el abstracto concepto de arte. Según el diccionario Oxford la palabra arte es la expresión o aplicación de la creatividad y la imaginación humana, típicamente de forma visual como pintura o escultura, lo cual produce un trabajo que se apreciará principalmente por su belleza o poder emocional.

Hablando de la inteligencia artificial, en los últimos años ha avanzado un gran tramo en lo referente a las tareas y funciones que una máquina puede desempeñar sin necesidad de la intervención humana. Ha venido sobreponiéndose a retos desde que fue definida por primera vez en la conferencia de Dartmouth en 1956.

Si bien es cierto que hasta ahora los robots, o inteligencias artificiales, sólo han sido capaces de desarrollarse en áreas específicas y desempeñar una cantidad limitada de funciones sin intervención humana, también es cierto que han venido avanzando de manera impresionante en la cantidad de funciones y en la precisión con la que las desempeñan, poniendo un ejemplo puntual, entre los años 70’s y 80’s hubo un periodo en la inteligencia artificial conocido como AI Winter, derivado de las excesivas promesas y altas expectativas que se tenía sobre la inteligencia artificial, hubo muy pocos avances en el campo y llevó a académicos a considerar que este campo no tenía futuro, como es el caso de James Lighthill[1], el cual en un reporte afirmó que, las máquinas sólo serán capaces de desempeñar un nivel amateur en ajedrez y que el razonamiento de sentido común y el reconocimiento de caras estarán, siempre, más allá de sus capacidades.

Y no podrían haber estado más equivocados, ya que IBM desarrolla una máquina llamada Deep Blue, presentándosele un reto sin precedentes para una inteligencia artificial. Debía medirse en 6 partidas de ajedrez contra el en ese entonces, campeón mundial, de las cuales Deep Blue empató en 3 ocasiones, fue derrotada en sólo 1 ocasión y se impuso ante el campeón mundial en 2 ocasiones, resultados que fueron suficientes para que, el 11 de mayo de 1997, Deep Bue se proclamara vencedor. De esta manera se había demostrado que la inteligencia artificial no estaba simplemente para realizar y automatizar tareas y procesos sencillos, estaba para enfrentar y sobreponerse a grandes retos, ir más allá de los límites establecidos, se demostró que no era una tecnología pasajera, llegó y lo hizo para quedarse. [2]

Hay mucha gente que afirma que un robot no puede y nunca podrá crear arte, debido a que el arte es una representación humana que requiere tener conciencia de lo que se está haciendo, para crear arte es necesario plasmar emociones e ideas que representan algo más que un simple algoritmo, para generar verdadero arte se necesita tener autonomía.

En este punto de la inteligencia artificial ha logrado crear pinturas que se confundirían con las de un artista de renombre, imperceptible a la vista que están hechas por una máquina, también se ha logrado que compongan partituras de música de muchos géneros usando algoritmos específicos y entrenándolos, pero hasta ahora no se puede decir que cualquiera de esas inteligencias haya generado una conciencia propia y que sea capaz de tomar sus propias decisiones, las máquinas hacen lo que se les ordena, no más y no menos. Este hecho nos hace cuestionarnos si es verdaderamente arte, por el hecho de que no representa algo para la máquina que lo hace.

En mi opinión personal, creo que hasta este punto no hemos logrado que una máquina genere verdadero arte, simplemente se limitan a imitar a hacer arte de cierta manera. Aunque ciertamente hay máquinas que han creado trabajos maravillosos, que sin duda están a la altura de grandes artistas. Creo que es sólo cuestión de tiempo para que la inteligencia artificial pueda lograr dar el paso al siguiente nivel, aunque haya gente que crea que es un sueño inalcanzable, la historia nos ha demostrado que los retos están hechos para superarse y los límites para romperse, ya en el pasado hubo quienes condenaron a la inteligencia artificial a tareas triviales y fijaron los umbrales de los cuales se decía, nunca iban a pasar, pero ya conocemos el siguiente capítulo de esa historia.

Con todo esto, la pregunta no es si se puede, sino ¿cuándo se podrá?

McCarthy, J. (2000, June 13). Review of “Artificial Intelligence: A General Survey”. Retrieved February 17, 2017, from http://www-formal.stanford.edu/jmc/reviews/lighthill.pdf

IBM100 — Deep Blue. (n.d.). Retrieved from http://www-03.ibm.com/ibm/history/ibm100/us/en/icons/deepblue/

BBC — iWonder — AI: 15 key moments in the story of artificial intelligence. (n.d.). Retrieved from http://www.bbc.co.uk/timelines/zq376fr

Retrieved from http://i.dailymail.co.uk/i/pix/2012/10/01/article-0-154B646D000005DC-831_634x356.jpg