Los cinco mejores raperos españoles de la historia

Antes de empezar con esta lista, he de aclarar algo. Mi lista es rigurosamente subjetiva. Es más, toda lista creada desde el comienzo de los tiempos ha sido subjetiva. Somos de esta condición nada más nacer. El ser humano objetivo como tal no existe, en todo caso existen personas subjetivas que dicen ser objetivas. Hecha esta aclaración voy a empezar con este top 5.

Como si de una pirámide estamental se tratase, voy a empezar por la cúspide bajando peldaño a peldaño.

PRIMERO

Javier Ibarra (Kase. O)

En la cima de la pirámide se encuentra indiscutiblemente Kase O. Un “género musical en sí mismo”. Es el único rapero que no solo ha mantenido su nivel desde que tenía 18 años (ahora tiene 32), sino que ha ido progresando y mejorando cada año. Porque hoy en día, visto el derrumbamiento del nivel del rap en español, hay a una gran cantidad de gente que ya no le gusta el rap, solamente le gusta Kase. O. Tiene unas estructuras, métricas y rimas incomparables. Es el mejor le pese a quien le pese, y tiene pinta de que seguirá siéndolo.

SEGUNDO

Saturnino Rey García (Zatu)

En el segundo puesto está Zatu. El rapero sevillano que puso al pueblo de Pino Montano en el mapa. Si Kase. O es el mejor hasta la fecha, Zatu publicó en 2003 el mejor disco de rap en español habido hasta el momento con “2001 Odisea en el lodo”. Innumerables son las veces que he escuchado el disco de arriba a abajo, sin contar la de veces que habré podido escuchar canciones sueltas. Es imposible encontrar en un disco de rap de habla hispana tal cantidad de canciones brillantes. Ingenio, buenas métricas y un flow único enganchó a un público que no podía imaginarse que se pudiese seguir subiendo el nivel hasta ese punto. Sin embargo, Zatu dos años más tarde no mantuvo el nivel ni mucho menos. El contenido de sus discos fue deteriorándose con el tiempo, llegando solo a destacar ciertas canciones por disco, que tampoco llegan a entusiasmar como antaño.

TERCERO

En el tercer peldaño empieza la controversia. Tenía muy claro que los dos primeros debían estar ahí por lo que han hecho y siguen haciendo. En este tercer peldaño está todo tan parejo que me veo obligado a que tres raperos compartan posición. Son Juaninacka, Tote King y Chojin.

Juan Ignacio Guerrero Moreno (Juaninacka)

Juaninacka es sin duda de los raperos conocidos, el más infravalorado. Llegó al culmen de su carrera en 2004 con “Caleidoscopio”. Rimas llenas de energía y sentimiento que muestran la mirada de un intelectual que no llegó a terminar el bachillerato. Flow y rimas conjugan a la perfección creándose un equilibrio perfecto en todas sus canciones. En 2005 sacó su maxi “El Hombre” y en 2006 su último gran disco con “Luces de neón”. En los siguientes discos de Juaninacka, a diferencia de lo que ha pasado con la mayoría de los grandes raperos españoles, no bajó en el nivel de sus rimas, sino que bajó enormemente en flow. Tiene un estilo mucho más personalista, pero que no convence ni gusta como antes. El mejor ejemplo se encuentra en 2013 con M.I.L.F. (Music I Like To Feel). Letras muy puras y muy poéticas, pero cuya entonación no logra entusiasmar a todo el público. Como si el tono de su voz intentara mostrar que las letras surgen del lugar más profundo de su ser, provocando sin querer que sea bastante antinatural. El resultado son canciones muy buenas pero que no logran hacerse un hueco en las recopilaciones de los b-boys. No son canciones que inciten escucharlas hasta el hastío.

Manuel González Rodríguez (Tote King)

Tote King es sencillamente el mejor flow de España. Pero el rap no se basa exclusivamente en rimar sobre una base. En 2006 llegó a la cima de su carrera profesional con “Un Tipo Cualquiera”. Con un flow tan bueno que casi no parece español, deslumbró a todos los raperos de habla hispana con unas estructuras y unas letras muy maduras. Encontramos en sus rimas sobre inquietudes personales y crítica social. Después de este disco fue descuidando progresivamente sus letras hasta centrarse casi únicamente en como su voz puede quedar perfecta en la base y en la puesta en escena.

Domingo Antonio Edjang Moreno (Chojin)

Terminando con este tercer peldaño, voy acabar hablando de Chojin. Si de algo se distingue Chojin de los raperos de los que acabo de hablar, y de sobre todo de los de la nueva generación, es que él se esfuerza especialmente en mostrar las facultades lúdicas que tiene el Hip Hop. No se concentra exclusivamente en el rap y en su música, sino en el Hip Hop y su cultura. Es por ello que dedica gran parte de su tiempo a realizar talleres por los barrios de Madrid para ayudar a jóvenes raperos en cómo enfocar sus creaciones, y cómo vivir dentro de esta cultura. Es un gran conversador, y desde un lenguaje muy sencillo muestra tanto a jóvenes como adultos las diferentes ramas del Hip Hop. Como si de un docente e tratase trata de explicar cómo puede llegar a influir para bien el Hip Hop en el día a día de las personas. En cuanto a su rap, consiguió su nivel más alto en 2005 con “8jin”. Interpreta el rap a su manera, y desde una perspectiva que se puede definir como chulesca se presenta como humilde. En todas las canciones tiene algo que enseñar en las que todos los interesados podemos aprender. Un flow versátil y divertido hace amenas a todas las canciones de sus futuros discos hasta 2009 con “Cosas que pasan, que no pasan y que deberían pasar”. Este fue su último gran disco. Después de este, el Chojin ha hecho buenos discos, pero a los que les falta chispa, les falta ese ingenio y agudeza que desbordaba en los anteriores. Como le pasa a Juaninacka, solamente encontramos canciones que se pueden escuchar un par de veces para después olvidarlas. Los últimos tres discos del Chojin se parecen demasiados los unos a los otros.

Este ha sido un pequeño análisis de los raperos con los que crecí y me crie. Como hemos visto, el único capaz de no solo seguir con un nivel muy alto, sino incluso superarlo ha sido Kase. O, por eso es el primero en esta lista. Está en esta posición porque se ha atrevido a ser diferente, a dejar el tiempo pasar para que sus creaciones no bajen del sobresaliente y para que todas sus canciones sean recordadas y coreadas en sus conciertos.

Me despido con un mensaje para Zatu, Juaninacka, Tote King y Chojin: os echo mucho de menos.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Rubén G. Lara’s story.