“Vive el proceso de cambio”

Cuando anhelamos y necesitamos que cambio en nuestra vida, debemos saber que antes que veamos cualquier cosa actuar en ella necesitamos hacer nuestra parte. Es muy común que oremos y oremos pidiendo sobre un problema, algo con lo que estamos batallando o queremos dejar de hacer pero solo le pedimos a Dios hacer su parte y se nos olvida hacer la nuestra, debes recordar que somos un equipo con Dios, los dos vamos caminando juntos tomados de la mano, pero es común ver que la gente espera que El haga su parte sin nosotros hacer la nuestra.

“Déjenme hacerles una pregunta: ¿recibieron al Espíritu Santo por obedecer la ley de Moisés? ¡Claro que no! Recibieron al Espíritu porque creyeron el mensaje que escucharon acerca de Cristo. ¿Será posible que sean tan tontos? Después de haber comenzado su nueva vida en el Espíritu, ¿por qué ahora tratan de ser perfectos mediante sus propios esfuerzos? ¿Acaso han pasado por tantas experiencias[a] en vano? ¡No puede ser que no les hayan servido para nada! Vuelvo a preguntarles: ¿acaso Dios les da al Espíritu Santo y hace milagros entre ustedes porque obedecen la ley? ¡Por supuesto que no! Es porque creen el mensaje que oyeron acerca de Cristo.” (Gálatas 3:2–5)

Como vemos tenemos todo para poder obtener una transformación, para cambiar lo que necesitemos, para perfeccionarnos con la obra de Cristo. Pero necesitamos hacer nuestra parte, no podemos luchar por lago que solo puede cambiar Jesús. ¿Cuál es nuestra parte de este trato? Solo creer que tu Dios puede traer ese cambio a tu vida, que tiene el suficiente poder para hacerlo y obedecer ciegamente en lo que nos diga que hagamos, porque si lo tratamos hacer por nuestras fuerzas, fallamos y luego seguiremos intentando y podemos fallar y después podemos creer hacer lo correcto y podemos fallar y así es como llega la frustración y el desánimo.

Si creemos que lo que Jesús hizo en esa cruz tiene sentido, si le decimos: “Yo creo que valió la pena todo lo que hiciste, valió la pena todo el sufrimiento que pasaste por mi causa, aquí estoy y lo recibo.” Es ahí donde veremos verdadera transformación, pero si decimos que es imposible y ya lo hemos intentado entonces no estamos creyendo poder obtener nuestra mayor regalo. Recuerda que todo lo que vale la pena disfrutar tiene un proceso y muchas veces queremos ver los cambios inmediatos cuando lo que Dios quiere es mostrarnos cosas, aunque tu no veas el cambio que quieres en el momento especifico que deseas tienes que estar seguro que el proceso ha empezado y la transformación esta sucediendo, estar en comunión con Dios escuchando lo que quiere decirte y enseñarte y después disfrutar tu libertad.

¡Deseo que tengas un día lleno de amor, esperanza! Gracias por pasar por mi blog y leer lo que aquí Dios tenía para ti el día de hoy. — Ruth del Bosque

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.