Campanadas de medianoche

Si en el anterior post os hablaba de mis “desayunos” matutinos, hoy os hablo de mis fórmulas para los días de trabajo extra.

Es imposible no tender hacia una jornada nocturna cuando hablamos de exceso de trabajo, porque al menos en mi caso, cuando se trata de mayor efectividad, y concentración, logro los mejores resultados, y mi organismo se adapta rápidamente a un horario nocturno, y lentamente a uno diurno.

Tampoco soy un vampiro. Lo que quiere decir es que acabo creando un horario de descanso partido. Hay días en que es 4+3, otros es 3+2+1, otros 2h… En fin, sólo logro un descanso completo y contínuo cuando tengo todo perfectamente al día, mis clientes contentos, mis proyectos sobre raíles, y cero problemas en mi mente, lo cual pasa con la suficiente frecuencia para que pueda estar vivo y contándoos esto ahora.

Este año 2017 viene, al menos por mi parte, cargado con varios proyectos en los que me he comprometido: Propios (3), y ajenos (2). Afortundamente son compatibles y modulares, y no requieren de mi presencia y trabajo directo todos en todo momento.

No puedo revelarlos, pero sí diré que en 2018 saldrá a la luz alguna que otra noticia en mis muros, webs, páginas, blogs, y sendas plataformas aliadas o enlazadas. Está relacionado con los campos en que vengo extendiendo mis conocimientos los últimos años, y su objetivo no es otro que ayudar a empresarios a ganar más, y a emprendedores a lograr lo impensable con menos.

Ya está, no me voy a enrollar más esta noche. Mañana me espera un día de mucho trabajo, y quizás pronto os vaya actualizando novedades en mis proyectos actuales: BooWeb.es, Mentoring empresarial edición 2, 3, 4 y 5 este año, y mi grupo de Élite Empresarial en Facebook.

Mañana tengo una llamada importante que contestar a primera hora.

¡Que descansen!