La educación exitosa

La educación va más allá de la transmisión de conocimientos. El valor del estudiante no se limita a un número. La función del profesor no radica en dar exámenes.

El éxito de la educación requiere el esfuerzo conjunto del estudiante por aprender y del profesor por enseñar correctamente. La labor de enseñar y aprender no se restringe a aprobar un examen, a obtener un reconocimiento, a ser promovido de curso.

Cuando hablamos de educación exitosa, estos logros son consecuencia de profesores que inspiran, reconocen las deficiencias tanto en el aprendizaje como en la enseñanza, son comprensivos con sus alumnos y reconocen e impulsan el desarrollo de sus habilidades, y de estudiantes que valoran cada asignación como oportunidades para crecer, son conscientes de que corregir (en cuanto a enmedar un error) es acción propia, no limitan sus habilidades, son empáticos con sus compañeros y con los docentes, y están en autoevaluación constante.

En la educación exitosa no quedará fuera de la ecuación el entorno familiar, donde, como en otros ámbitos, motivación nunca será lo mismo que presión, la cual, en la mayoría de los casos, es producto de la incapacidad parental para reconocer aptitudes y gustos. Cada vez hay más estudiantes afectados por la compra de su esfuerzo con regalos, por padres que limitan el rol de la escuela y que intentan que sus hijos sean y hagan a toda costa lo que ellos nunca fueron o hicieron, entre otras acciones, confundiendo guiar y apoyar como padres, con ordenar, consentir y perjudicar.

La efectividad de la enseñanza de algún conocimiento o habilidad nunca lo determinará un examen memorístico, que provoca conocimientos efímenos y angustia en estudiantes; sin embargo, sí lo determinará la capacidad adquirida por los alumnos para cuestionar y llegar a conclusiones, desarrollar ejemplos, reconocer situaciones, analizar escenarios, interiorizar lo enseñado, aplicar lo aprendido, y crear a partir de ello.

No debemos reconocer calificaciones como medidores de inteligencia, capacidad, o de utilidad que podríamos significar. En cambio, debemos procurar, como estudiantes, aprender, no pasar simplemente de nivel; motivar y cooperar, no atropellar; asumir retos, no menospreciar oportunidades; reconocer el fracaso como una victoria por su lección, e identificar y desarrollar la (verdadera) inteligencia que poseemos.

Rafael A. Valdivieso L.

Written by

Estudiante pre-universitario. Preocupado por temas sociales y la Política. Futuro estudiante de Economía.

More From Medium

Top on Medium

Ed Yong
Mar 25 · 22 min read

27K

Top on Medium

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade