3 consejos para crear un negocio que refleje sus valores — Raul Vittor Alfaro

David Brooks, un escritor de opinión para el New York Times, dijo una vez que para impactar poderosamente a la gente, los líderes necesitan perseguir el desarrollo de la profundidad moral. Esa es una afirmación audaz. ¿Qué quiere decir Brooks con esto y cómo se aplica para aumentar el impacto que usted tiene en los demás como líder?

Esencialmente, existen dos conjuntos de valores que compiten entre sí: los valores de currículum y los heredados. Los primeros se centran en el logro, la competencia y la victoria. En cambio, los segundos se muestran en cómo se compromete con la gente, cómo vive su vida y cómo lo recuerdan. Por ejemplo, un exitoso CEO que falleció a los 90 años, es recordado por el amor, el sacrificio, la perseverancia a través del sufrimiento, el espíritu de “no rendirse nunca”, la dedicación a la familia y la integridad en todas las cosas.

Los valores que se quedan como legado son vectores en un plano diferente al de los valores del curriculum vitae. Por lo que si no están bien desarrollados, dejan a un líder atrapado en las sombras del carácter moral. No obstante, es importante que conozca si posee todas las características para ser un gran empresario. Para ello, lea esta entrada: El espíritu emprendedor ¿Se hace se nace?

Ciertamente, los valores del currículum pueden ser críticos para una buena vida, pero si ese es su enfoque central, entonces dejará un sentimiento vacío en la conexión con los demás. La gente con profundidad moral puede sentir la falta de corazón, el sentimiento de “falta de alma”.

Las partes interesadas en su empresa hoy en día no solo se preocupan por lo que usted hace, sino también por cómo lo hace. Por ello si está obteniendo resultados en base a relaciones rotas, entonces estará perdiendo el propósito principal de lo que su organización puede lograr, tanto un gran retorno para los propietarios, como uno en las vidas de cada persona que conozca.

Los mejores emprendedores son aquellos que integran todos los valores, primero dentro de sí mismos y luego en su cultura organizacional. Aquí hay tres maneras de integrar y vivir ambos conjuntos de valores.

1. Contribuya con la comunidad

Como líder de una compañía, considere alentar e incluso incentivar a sus empleados para que hagan contribuciones positivas a la comunidad o a los menos afortunados. Es más, algunos con mentalidad comunitaria establecen programas en los que la compañía iguala la contribución social de cada colaborador. Otros seleccionan proyectos significativos sin fines de lucro y buenas causas para unirse. En cualquiera de los caso, se debe generar un cambio positivo en la sociedad.

2. Enriquezca la vida de sus clientes

Es bien sabido que una empresa se mantiene presente por sus clientes. No hay debate aquí. Sin embargo, a menudo, se olvidan que también sirven a otros grupos igual de importantes, siendo uno de estos, sus propios trabajadores. Por lo que si usted es quien lidera su organización, considere cómo puede mejorar las vidas de su equipo de trabajo. ¿Puede hacer que su tiempo en el lugar de trabajo sea más agradable y efectivo? ¿Es capaz de fomentar su crecimiento personal y sus metas? ¿Puede proporcionar servicios para que las vidas de los familiares de sus colaboradores sean más exitosas y enriquecedoras?

Para identificar cual es la mejor manera, considere salir de su oficina y entrar en la primera línea de las operaciones de su negocio. Asimismo, dé a su personal la oportunidad de hablar en un foro abierto acerca de las necesidades que tienen. De tal modo que escuche, actúe y desarrolle programas que beneficie y mejore la experiencia de vida de cada uno de ellos.

3. Mejore el propósito de su negocio

Un líder siempre es alguien apasionado, por lo que viven tanto del legado como de los valores de su currículum vitae. La norma es realizar un esfuerzo adicional para los demás miembros del equipo, los clientes y la comunidad. Por ello, entregar los pensamientos y el corazón a estas importantes partes interesadas es una práctica habitual. Ya que para estas personas, no hay otra opción que buscar implacablemente una profundidad de carácter moral basada en valores heredados y, como resultado, construir una memoria poderosa que resuene en el futuro.

Más artículos sombre emprendimiento en: Raul Vittor Alfaro