No tristeés, caro babbo. Sé que la situación está jodida. A pesar de los pesares sabemos por dónde coge el barco, triste barco sin capitán.

Habremos de tomarlo como una prueba más de nuestra fe en La Paz y la reconciliación.

Te mando dos pruebas de que a pesar de los pesares siempre hay esperanza.

La primera es un álbum klezmer, que nace de los abismos más negros de la muerte y la destrucción pero florece en un tremendo canto a la vida y su eterno renacer. Se llama «Feelharmony» de una banda llamada «Kroke».

La segunda es luz. Hoy al fin salió un poco, había actuado como descarado el Solcito.

Ahí anda el caballero, hundido en sus pensamientos. Y por angustiosos que estos sean ahí va el compañero siguiéndolo. Será ciega esa fe, ese nivel de compasión? No lo creo. Saben que vamos hacia la luz y nos siguen, guiándonos.

Con amor,

Tu hijo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.