Mi yo.

La invisibilidad se volvió costumbre,
a los ojos de quien mira.
El que me mira a distancia,
y a lo presente.
Qué difícil es ahora,
el asombrarse por los momentos.
Qué complicado, el reencontrarse.