Problemas cardiovasculares en la población mexicana.

Hace poco, leí un artículo en una revista de nutrición, que tenía un título bastante peculiar:

“Así late el corazón de los mexicanos”

Verdaderamente llamo mi atención, me imaginaba a personas de buenas intenciones contándome un poco de lo que hacen por ayudar a los demás, pero no fue así, comencé a leer y la primera frase del artículo fue la siguiente:

“Desafortunadamente, no al ritmo que todos quisieran, pues las enfermedades cardiovasculares se ubican entre las primeras causas de muerte de hombres y mujeres”

Sentí como si estuviera a 0° centígrados y me lanzaran un balde de agua helada. Conecte el título con dicha frase rápidamente, y seguí leyendo el artículo.

Y es que para iniciar, quisiera escribirles sobre una experiencia con mi abuelo materno.

Era tiempo de calor y en mi ciudad sí que hace calor, en mi familia siempre se han presentado problemas de presión alta o baja, es normal para mí ver a mis abuelos o tíos, tomando una pastilla a cierta hora del día para su presión. El caso es que, llegue a la casa de mis abuelos como a las cuatro de la tarde, ellos ya habían comido en una franquicia muy famosa de hamburguesas. Así que llego la hora de la cena y decidimos pedir una pizza, después de cenar miramos películas y ese domingo era normal como cualquier otro.

Mi familia es muy quisquillosa respecto a olores o sonidos, así que yo estaba en el sofá cuando mi abuelo se sentó a un lado de mí, estábamos a punto de irnos para dejarlos descansar, entonces le pidió un vaso de agua a mi hermana menor, y el comenzó a agitarse, le empezó a faltar la respiración y se presionaba el pecho con la mano, me llamo por mi nombre y yo creí que diría:

“Me siento mal, háblale a alguien”

Pero no, me dijo que limpiara las heces de su mascota, porque no aguantaba el olor, yo no me había percatado que su perrita había entrado a la casa y había hecho de sus necesidades. Fui al baño por papel, las limpie y se levantó como si nada del sillón, tomo las llaves del coche y se las dio a mi papá diciendo:

“Julio toma, llévame al hospital porque está a punto de darme un infarto”

Y si, efectivamente. Llegaron a tiempo al hospital para detener el casi infarto. En fin, pasaron los días, lo pusieron a dieta y las visitas no dejaban de pasar por su casa, y es que meses atrás el mejor amigo de mi abuelo había sufrido un infarto y estuvo a punto de morir, así que supongo que mi abuelo sabía lo que le estaba ocurriendo cuando se sintió mal.

Muchas personas se preocuparon por la salud de mi abuelo, incluso de su amigo y es que el hermano Marcos también tenía malos hábitos respecto a la comida, bueno por algo son mejores amigos, lo más gracioso es que una vez sin querer escuche su conversación y literal estaban sacando chistes de sus enfermedades cardiovasculares.

Ellos son hombres de fe, llevan años siendo pastores, y todos confiamos en que Dios nos cuida, pero eso no quiere decir que debemos dejar los cuidados de nuestro cuerpo. Incluso en la biblia dice que debemos cuidar nuestro cuerpo, (y si no lo sabias te recomiendo leer el libro de Proverbios).

Ateroesclerosis, hipertensión, insuficiencia cardiaca, derrames, embolias, infartos, son padecimientos a causa de malos cuidados de nuestro cuerpo, son problemas cardiovasculares que nos pueden convertir en una “granada” que puede explotar y herir nuestro cuerpo y a las personas alrededor, tal como lo menciono en un muy famoso libro el escritor John Green.

Tres de cada diez mexicanos, son afectados por la hipertensión, sobre todo en personas con obesidad. Y es que desde el punto de vista internacional somos de los primeros países en la lista de obesos. Y tal como la diabetes, los problemas cardiovasculares pueden presentarse sin que nos demos cuenta.

Una parte de la revista que leí decía lo siguiente:

“Las señales que pueden indicar un ataque al corazón son:

MOLESTIA EN EL PECHO

Principalmente en el centro del pecho, con una duración de varios minutos, que desaparece y reaparece (…)

MOLESTIA EN OTRAS ZONAS DE LA PARTE SUPERIOR DEL CUERPO

Los síntomas pueden incluir dolor o malestar en un brazo, espalda, estomago, (…)

FALTA DE AIRE

Puede ocurrir con o sin malestar en el pecho.

SUDOR, NAUSEAS O MAREO”

Este tipo de padecimientos pueden combatirse con una dieta equilibrada, no te digo que dejes de comer pizza (aunque no es mala opción) pero si tomar en cuenta los excesos. Tener una dieta que incluya lo que consumes normalmente pero de manera natural, por ejemplo el aguacate sustituye muy bien a la mayonesa en un sándwich. Incluso un vino, puede ayudarte a regular los niveles en tu sangre, claro que hay que consumirlo moderadamente.

Someterse a estrés también puede generar todo tipo de problemas en nuestro organismo también, si presentas algunos de los síntomas acude a tu médico, aliméntate sanamente y ten buenos hábitos. El infarto al miocardio es la principal causa de muerte de personas mayores de 18 años. Poco más de un cuarto de la población no pasa de las dos horas de que se presenta el infarto, y lamentablemente mueren.

Cambiemos al mundo, iniciando por nosotros mismos, cuando estaba en secundaria, hicimos algunos carteles y honestamente no sé de donde tome inspiración para escribir la frase del cartel, pero desde entonces busco aplicarla en donde encaje, claro que la voy cambiando según la vaya a citar, pero qué más da, quiero decir, es mi frase después de todo: Creemos buenos hábitos para quienes nos toman de ejemplo también los tengan y las próximas generaciones se desarrollen en mejores condiciones.

“Cuidarte a ti, es cuidar al mundo.”

Recomendaciones:

Consumo de pesado: Omega 3- Disminuye los triglicéridos

Nueces, almendras, etc.: Grasa insaturada- Mantiene bajo el colesterol

Manzanas: Fibra- Mantienen las arterias sin grasa saturada

Aceite de oliva- Limpia las arterias

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.