La vigencia de la religión en las instituciones educativas en una sociedad cada vez más laica

Desde la fundación de las primeras instituciones educativas por parte de los católicos en la colonización de América hasta las sociedades laicas del siglo XXI, la presencia de la religión en la educación siempre ha sido el centro del debate sobre si la enseñanza basada en las creencias religiosas es o no conveniente.

En los últimos meses, la Universidad de la Sabana ha estado en el ojo del huracán mediático por su posición respecto al matrimonio de personas del mismo sexo y las polémicas declaraciones de uno de sus maestros sobre el tema al referirse que estos eran enfermos necesitados de tratamiento médico.

Campus de la Universidad de la Sabana. Tomado de: www.unisabana.edu.co

Los juicios emitidos –sin mucho conocimiento en su mayoría- sobre las políticas de la universidad y su fuerte relación con el Opus Dei tachan a la institución de fanática y de extremista religiosa. En una sociedad cada día más liberal e independiente de la iglesia, la Sabana se mantiene, junto a la Universidad Javeriana y la Universidad Católica, como uno de los bastiones más fuertes de la educación con influencia religiosa en el país.

La visita del prelado del Opus Dei, Monseñor Javier Echevarría, a la Universidad de la Sabana los días 11 y 16 de agosto puso bajo la lupa a la institución, no solo por la fe católica, sino también por todos aquellos que discrepan de la influencia de la religión sobre colegios y universidades.

Monseñor Javier Echevarría en la tertulia organizada por la Universidad de la Sabana.

La influencia religiosa y el MIDE

Aunque el Ministerio de Educación Nacional afirma que “La enseñanza de la educación religiosa en los establecimientos educativos oficiales no está circunscrita a ningún credo ni confesión religiosa sino a un área del conocimiento para el logro de los objetivos de la educación básica”, no es un secreto que instituciones religiosas se encuentran detrás de algunas de las universidades más poderosas e influyentes del país.

En el último ranking MIDE, que clasifica a las instituciones de educación superior colombianas según su calidad, dos de estas, vinculadas con órdenes religiosas, se ubican en el top siete: la Universidad de la Sabana en la posición número cuatro y la Pontificia Universidad Javeriana en la posición número siete.

Monseñor Javier Echevarría en la Universidad de la Sabana. Tomado de: www.opusdei.org.co

Colombia: Un país muy religioso en sus instituciones

El vaticano habla de las escuelas católicas como el lugar en donde “la enseñanza de la religión es característica irrenunciable del proyecto educativo” y que “está abierta a todos aquellos que quieran compartir el proyecto educativo inspirado en los principios cristianos.” En Colombia es tradicional que los niños asistan de manera obligatoria a clases de religión en instituciones –que en una gran cantidad- son religiosas.

Víctor Manuel Gómez, profesor y director del departamento de sociología de la educación de la Universidad Nacional, explica que la razón de ser de la educación es liberar la mente y construir la conciencia, pero que la educación religiosa contribuye, por el contrario, a esclavizar y recortar la mente de las personas. Para Gómez, el objetivo de estas confesiones religiosas es la promoción de élites orientadas a controlar el país, sus instituciones y sus leyes.

Vea aquí la entrevista completa.

Víctor Manuel Gómez promueve los valores y la educación laica en un país que se caracteriza por una fuerte cultura religiosa.

En una sociedad tan influenciada por los temas religiosos, desde la misma Constitución Nacional hasta la oración antes del almuerzo, vale la pena hacerse la pregunta sobre si realmente el avance de las instituciones educativas y de los estudiantes se ha visto condicionado por la educación religiosa.

Gómez considera que Francia es una sociedad laica que mantiene completamente separados la religión y el Estado. También, como un país en el que las creencias religiosas se quedan en casa y no tienen ninguna influencia sobre la esfera pública. El texto de la Constitución política colombiana abre invocando la protección de Dios sobre la patria con el fin de fortalecer la unidad de Nación y de asegurar a sus integrantes la vida. Contrario al laicismo francés, en Colombia la religión está presente en la carta magna de la república.

Así como en las instituciones, ¿debería seguir vigente la religión en la constitución y en las más altas esferas del poder nacional?

El procurador general de la nación, Alejandro Ordóñez, uno de los más polémicos personajes de la política nacional por sus creencias y opiniones fuertemente vinculadas con la religión.

Foto tomada de: www.revistagentecolombia.wordpress.com

La influencia religiosa en los programas académicos

A pesar de que el Ministerio de Educación Nacional y el Vaticano aclaran que ninguna persona está obligada a cursar clases de educación religiosa en las instituciones educativas, en la mayoría colegios y universidades, entre los que se encuentra la Universidad de la Sabana, existen asignaturas con altos niveles de religiosidad en sus programas.

Clases de la carrera Comunicación Social y Periodismo como Vida Razón y fe, Fundamentos de Ética, y electivas como Historia de la Iglesia, Cátedra de la vida de Juan Pablo II, Autoestima como base de las relaciones, Afectividad plena-sexualidad madura, entre otras, están fuertemente cargadas de juicios y valores ético-religiosos que son promovidos por la institución para la formación de los jóvenes.

Planteado el problema y las diferencias entre aquellos que están a favor y en contra de la presencia de la religión en colegios y universidades es válido hacerse la pregunta: ¿Es conveniente la educación religiosa en las instituciones educativas en una sociedad cada vez más laica?