La chica de la parada

Había una chica esperando el colectivo en una parada del centro. Estaba apoyada sobre una gran pared, la de la sede del Jockey Club. La vi cuando yo mismo bajé de un colectivo, camino al trabajo.

La chica era joven y bella, pero me pareció que se sentía muy triste. ¿Estaría cansada? ¿Tendría algún motivo para atravesar por un estado de melancolía tan grande que se le notara con apenas mirarla durante un momento fugaz?

Me pregunté hacia dónde iría cuando llegara el colectivo que esperaba. Me pregunté también si debía quedarme un momento mirándola con disimulo. No lo hice, porque hubiese sido como espiar su tristeza.

Desde que la vi pienso que ese rostro me recuerda a alguien, pero no consigo darme cuenta a quién. Mientras intento me pregunto si ella habrá llegado ya a su destino.

Like what you read? Give Jorge Salum a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.