No puedo explicarles exactamente qué es lo que me pasa, pero sé que me pasa algo, algo me pesa adentro, tanto que me cuesta levantarme todos los días y prefiero quedarme en la cama. Tal vez no entiendan mi manera de ser, la verdad yo tampoco lo entiendo, solo siento que a veces estoy y después desaparezco. No es fácil para mí ni tampoco es fácil para ustedes, sé que los decepciono constantemente pero también sé que me decepciono a mí misma y eso duele mucho más. He perdido el amor propio y el amor a lo demás, se me han esfumado todas las ilusiones y las ganas de intentar, porque siempre que lo intento me caigo y ahora tengo miedo a fallar otra vez. Nunca es suficiente y me duele, mi mente solo divaga en el pasado que tanto me hirió, estoy escondida tras los recuerdos más pesados y oscuros, escondida porque no quiero lidiar con la culpa, ni tampoco con la lástima, o con el dolor pero escondida sufro por que observo mi vida pasar y me veo no siendo lo que soy.

Perdí muchas cosas pero me queda la conciencia, que me recuerda que sigo por ahí, perdida pero siempre buscando un camino.

El camino que encontré fue Dios y aunque no proyecte que Dios vive en mí , Él ya me salvó y tengo fe de que esta trabajando sanando mis heridas y hablándome todos los días con pequeñas cosas, ya no me siento sola en espíritu.

Sé que voy a estar bien, no sé cuando, pero espero despertarme fe todo esto pronto.

Like what you read? Give Samantha Vidal a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.