Amores

Hay amores que llegan pronto, se instalan fácil y producen alegrías por montones.

Amores sin restricciones, llevándonos cual barco de papel por el caudal de la juventud.

Esos amores que ruborizan nuestras mejillas, componen suspiros y nos dibujan futuros antes de dormir. De esos amores hay muchos, se ven lindos y huelen bien. Pero esos amores, traen dolores.

Errores. Pecados. Rebeliones.

En el paso, esos amores, han dejado enfermedades, adicciones, vicios y temblores. Una vida en el vientre que una noche se desvanece. Un rol de madre soltera. Hematomas en los brazos, también en el corazón.

Qué fácil se instalan esos amores.

De pronto, decisiones que no tuvieron lugar nunca en tu cabeza, llegan como invitados en noche buena.

En un abrir y cerrar de ojos, esos amores, te han dejado sin suspiros y con muchos temores.

Porque esos amores jamás fueron reales, jamás fueron amores, sino, desde el principio, disfrazados destructores.

1 Corintios 13:4–7

1 Juan 4:10

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.