Sonó el suave “ding” y las puertas se abrieron. Muerte dio un paso al interior de la panadería. Varios clientes esperaban su turno.

Sara vestía un delantal blanco, y un jersey verde oscuro arremangado hasta los codos. Una falda fucsia estampada con divertidos motivos daba el acento de color, reflejo de la chispa de su carácter. En su cara pálida y redonda se podía leer no solo una sonrisa, también una vida palpitante y enérgica. Tenía un pelo liso y corto, negro como la tinta Windsor&Newton, se recogía el pelo con un coletero rojo, y su coleta intentaba seguirle el ritmo, de un lado para otro, mientras atendía a los clientes. La miraban sorprendidos, casi sonrojados, escuchando sus chascarrillos.

¡Qué graciosa y bella criatura! Solo verla moverse y sonreír de aquella manera le daba un placer a Muerte jamás conocido en todos sus siglos de vida. Y pensar, que hace dos semanas tendría que habérsela llevado. Pero no pudo, le fue imposible arrancarle a todos aquellos que venían a buscar su pan, la alegría de su luz. Aquel ser que parecía el centro de un mundo tan distinto al suyo.

Secretamente había estado visitando aquella panadería, diminuta y apretujada de estantes, con cortinas de cuentas que tintineaban al entrar y salir los clientes.

Debería ser pronto la hora de cerrar, el pan se había terminado y Sara empezó a recoger las bandejas del escaparate. Mientras, ella silbaba una canción distraídamente. Muerte había estado contemplándola, perdiendo la noción del tiempo, sintiéndose un poco culpable, pero víctima de una inmovilidad dulce y agradable.

Sara se metió en la trastienda y Muerte espero su regreso. «Cuando salga, la veo una última vez y vuelvo a mi trabajo, solo será un minuto».

El sol del mediodía atravesaba el cristal y proyectaba su haz de luz sesgado y naranja. Muerte podía sentir la calidez en sus huesos. Se quedó un momento atónito, sintió qué pequeño y diminuto había sido su mundo desde que tenía memoria. Le pareció que el tiempo había discurrido deslizándose entre sus huesudas manos. Le afligía la contrariedad y el duelo que esos sentimientos le provocaban, su mujer, su trabajo, sus compañeros, si fuera otro lo abandonaría todo por aquella panadera, ignorante a su estima. La observó desde el umbral de la trastienda, ahora movía unos sacos grandes de harina del estante con increíble energía. Se quitó el delantal y se soltó la coleta. Qué imagen, que cuadro, en la penumbra de aquella panadería, aquella mujer de pelo azabache llena de vida le removía y le hacía temblar las rodillas.

No pudo hacer más que darse la vuelta y negarse lo que más deseaba. Por lo menos estaba en su mano negarle la muerte y dijo sí a la vida de Sara, la panadera.

Moraleja: Que el pan nuestro de cada día sea repartir nuestro amor, que sí, es capaz de salvar vidas. ¡Buen provecho!

FIN

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.