Mi sitio

A veces me pregunto porqué.

Entonces miro atrás, y veo el camino que he recorrido. Perdí los zapatos tantas veces, que andar descalzo ya no duele. Pero llevo ya un tiempo en que no me conformo como antes. Llevo gritando tanto tiempo, y parecía que poca gente me escuchaba…

Comencé a escribir, a hablar, a comunicarme. Pero también a alejarme de aquello que ya no pesa, que ya no duele. Comencé a vivir, a tener ambiciones. A encontrar mi sitio. No sé cuanto duraré por aquí, ni si enfocaré adecuadamente lo que pretendo escribir, pero al menos lo estoy intentando.

Like what you read? Give Samu Eh a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.