¿Soy la nueva Meg Ryan?
Vera Ricerca
2311

Tú ya lo sabes, ¿Verdad? Federico está colado por tus huesos hasta las trancas. Lo tienes en la palma de tu mano, y se nota que de algún modo lo disfrutas. Eso es bonito. A veces somos autodestructivos. Cuando vemos algo fácil, cómodo, bonito,… nos autoconvencemos de que no es para nosotros, de que no lo merecemos, de que quizás no es tan bueno como parece, y de alguna forma hacemos un boicot estúpido hacia ello, sea lo que sea. Trata de que no te pase eso con tu nueva conquista.

Sobre los otros dos… están en un bar buscando la forma de ligarse a alguien. Jonathan me pareció (a juzgar por lo que tú cuentas) especialmente insípido. Cuando está con alguien durante un año de novios, con más de cuarenta años de edad, y en el fondo no quiere dar el paso de ir a vivir con esa persona, no sólo la engaña a ella, sino lo que es mucho peor, se engaña a sí mismo. Quiere compañía; un amigo-compinche en el bar, unas chicas con las que hablar, o una novia con la que pasar el rato siempre y cuando, pueda tener la opción de borrarse y huir cuando le venga en gana sin dar más explicaciones. Es cobarde y es egoísta. No saldría con alquien así. No le importaba su ex, ni le importas tú más allá de para poder montárselo con alguien, por eso cuando le dices que estás conociendo a alquien, no se alegra por ti, sino que te vende las bondades de probar con muchos a la vez, como él hace, para que si algo no le agrada, tenga otras cosas a mano. Lo dicho, egoísta e hipócrita. Lo quiere todo pero no valora nada.