Good bye Bath!

Bath es una ciudad adorable, de cuento. Todo es curvo, antiguo, con historia real y con poca exageración inglesa; lo nuevo se descubre en la gente, sus modos, costumbres y lo que nosotros notamos como rarezas.
Pelos de mil colores, cigarrillos electrónicos, vestidos que no van a la moda; chicos que van o vuelven de la escuela con mochilas chatas, el tránsito ordenado, yo pensaba que los gigantes rojos no pasarían en las esquinas pero no… Todo el mundo pasa, no te aturden las bocinas porque nadie las toca; por eso, cuando se escucha la sirena de una ambulancia o de la policía, todo el mundo se detiene y mira. No hay mucho teléfono celular entre la mano y la oreja, la gente que trabaja no lleva sus teléfonos encima y cuando salen a comer … Comen y hablan; en esos momentos se escuchan las voces, algunas risas y los rostros se vuelven más blandos.

Todo es pago, el baño publico 20 P, que es como 5$ nuestros, internet en el café es pago pero sólo se lo puede usar con teléfonos de línea inglesa; muy pocos museos son gratuitos pero hay una gran diferencia de valores para estudiantes y jubilados en todo lo referente al ocio o movilidad. Hasta en algunos restaurantes tienen valores para estudiantes y retirados!

Los parques son gigantes ¿alguien se asombra? y algunos están cerrados por ser propiedad privada de unos cuantos propietarios que los cuidan, ponen casitas para aves y van armando una especie de mini jardín botánico.
Los bancos de los parques son donaciones de los vecinos o gente que agradece los momentos vividos en él. Cada uno de estos bancos tienen una placa que recuerda Quién lo dono y por qué.

Algo que me parece elogiable es que, donde uno esté, la música que se escucha es local, esa que para nosotros es ya 90tosa u 80tosa, aquí sigue sonando, también se puede oír algo más contemporáneo en determinados cafés o pues. Por momentos, me preguntaba ¿por qué la globalización nos chupo como nave extraterrestre? No e que quieres escuchar “y rasguñan las piedras” todo el día pero … Un poco más de lo nuestro no vendría mal.

La escuela de arte de Bath tiene un edificio que inspira, una cartelera colorida, una agenda nutrida de muestras y workshop de casi todos los lenguajes, de hecho en los recreos hay performances de 15' en cine, video instalaciones, música o diseño.

Para una inmersión de 48 hs estuvo fantástico.

https://www.facebook.com/Sanyruizdiaz/media_set?set=a.701140886699497.1073742040.100004107753381&type=3

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.