Día tres

Miro los autos pasar desde la terraza del café cerca de mi casa y una sensación extraña en el estómago se apodera de mi. Es muy simple: Ahora ya todo está hecho, todo esta decidido y no hay vuelta atrás.

Fue una decisión de esas que marcan varios años de tu vida: decidí irme, dejar todo atrás y empezar desde cero. Tuve que dejar ir mi zona de confort, mis hábitos recurrentes y a mis personas favoritas.

Es difícil dejarlo todo pero al final se siente bien respirar aire nuevo, explorar nuevas cosas y tener miles de posibilidades. Creo que después de varios años, al fin empecé con el pie correcto, con las energias renovadas y con el pensamiento más claro.

¿Que espero de esto? TODO. Vengo con la mente abierta para aprender muchas cosas, para compartir, para construir nuevos recuerdos y para permitirme hacer todo otra vez.

Es mi tercer día en la ciudad y ya mil cosas pasan por mi mente. Muchas de ellas son expectativas de lo que espero, de lo quiero y de lo que sin duda va a suceder. Le doy la bienvenida a esta aventura y a todo lo que quiera traer este año, porque hoy soy como una pintura en blanco…

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Sandra Escamilla’s story.