Pidió que editaran la foto de su bebé fallecido y lo consiguió

Nota escrita para LAGACETA.com

TUCUMÁN, Argentina.- Sara Barraza es una de tantas madres que debieron sufrir la partida de su bebé a pocos días de llegar al mundo, y una de las pocas que pudo cumplir un sueño una vez vivido el dolor. Dos años después, pudo guardar fotos de su hijo sin cables ni tubos, para la posteridad. Y todo, gracias a las redes sociales.

Sara cuenta que su hijo nació enfermo, y que estuvo conectado a aparatos desde el primer minuto. Es por eso que no tuvo la oportunidad siquiera de fotografiar su rostro descubierto. “Guardo un video de dos minutos, pero aparece lleno de tubos”, se lamenta.

El pequeño se llamaba Ramón Esteban, y una complicación pulmonar hizo que cerrara sus ojos antes de tiempo. “Yo tenía diabetes gestacional. Mi bebé estuvo 40 días en neonatología. No pudieron salvarlo por culpa de una septicemia”, cuenta la madre.

Hace unos días, una nota publicada en nuestra versión digital sobre un padre que pidió a usuarios de una red social que hicieran photoshop a la única y última foto de su hija, hizo que los ojos de Sara se llenaran de lágrimas. Entonces, recurrió a los comentarios de nuestra fan page para realizar el mismo pedido. Por suerte, las respuestas no tardaron demasiado en llegar.

Un internauta, que prefirió permanecer incógnito, publicó el pedido de la madre tucumana en Taringa! y Reddit; éste último, el sitio donde el padre de la mencionada nota consiguió que otros editaran la foto de su bebé. Al cabo de dos días, las primeras fotos llegaron a su celular.

Según Sara, el impacto de ver la primera foto editada, sin cables ni tubos, fue inmediato. “Me es raro verlo así. No puedo parar de llorar”, confesó la madre al remitente de las imágenes.

La muerte de Ramón Esteban marcó un punto final para Sara y su esposo, que no podrán tener más hijos después del trágico episodio. Los médicos recomendaron atar las trompas para evitar futuros embarazos, por el riesgo que esto podría significar tanto para la madre como para el hijo. “Estuve a punto de morir”, recuerda Barraza.

Durante los 40 días que duró el sufrimiento, Sara cuenta que dormía en los pasillos de la Maternidad y que sólo hasta último momento los médicos pudieron tener una pista de lo que causó la muerte de su bebé. Dormía y comía en el nosocomio para estar cerca de él en todo momento. “Lo vi cerrar sus ojos. Es algo que me dejó marcada para siempre”, cuenta.

“Después de su muerte lo único que siempre quise fue ver una foto de él sin esas cosas (Tubos respiradores) que tenía colocadas, y la verdad el dolor sigue pero es un gran consuelo a mi alma verlo sin esas cosas”, confiesa. Según Sara, las fotos no terminaron con su dolor, pero sí lo transformaron.

“Ahora lo recuerdo con cariño, y sin esas cosas me hice la idea que mi hijo jamás pasó por eso”, culmina.

En total, Sara recibió dos fotografías editadas. En ambas, los editores de turno, entre ellos una jubilada tucumana, lograron descubrir por completo el rostro del pequeño Ramón. No pide más, pero no cierra la puerta a que nuevos colaboradores se ofrezcan a editar las fotos de su recordado Ramón. Ahora su madre y toda su familia; su padre, una hermana de 16 y otro hermano de 14; podrán recordarlo de otra forma.

    Sebastián Angel Zazzali

    Written by

    Intento de periodista. Pienso y escribo para medios digitales y exploro redes sociales en @HITMediaAR. Conductor e imaginador radial en stand by. Casi latino.