https://images.g2a.com/m/1024x768/1x1x0/thumbnail/t/h/df4c50357c57_the_witcher_3_wild_hunt_-_expansion_pass_2_.jpg

LA CIENCIA DETRÁS DEL NUEVO ARTE.

Cada época tiene su forma de contar historias, y el videojuego es una gran parte de nuestra cultura. Puedes ignorar los videojuegos o aceptarlos y empaparte de su gran calidad artística. Algunas personas están cautivadas con los videojuegos de la misma forma que a otras personas les encanta el cine o el teatro.” — Shigeru Miyamoto (creador de The Legend of Zelda)

La gran mayoría de los jóvenes de hoy en día tienden a pasar parte de su tarde jugando videojuegos y gracias a esto han sido acreedores de muchas críticas a lo largo de los años desde que estos salieron a la venta. Aunque estas personas hagan un esfuerzo por hacer diferentes actividades, o la gran cantidad de estudios que recomiendan que algunos juegos pueden resultar positivos, han ayudado a que los jugadores dejen de ser gravemente señalados por gran parte de la sociedad. Pero, ¿qué sucede con el enfoque científico que en un inicio tomaban los videojuegos? ¿Cómo lo mantienen hoy en día?

Tanto en libros, como en internet, se encuentran miles de artículos y documentos que hablan acerca de los juegos de video y la manera negativa con la que impactan a la sociedad actual. Sin embargo, la cantidad de estos textos que se enfocan o hablan acerca de los conocimientos técnicos y a veces científicos que se necesita para poder crearlos es mínima en comparación. De igual forma, nunca se menciona que la apreciación superficial de un videojuego simplemente no es suficiente para poder formar parte de la creación de uno de ellos, sino que son necesarios años de estudio de diversas disciplinas para poder crear un juego de manera correcta y que incluya lo que se necesita para ser considerado digno del nombre “videojuego”. ¿Pero se podrá cambiar la perspectiva de la gente para que los videojuegos puedan verse como parte de la ciencia, y no sólo como algo que impacta negativamente a los jóvenes?

Poder realizar un juego no es algo que se considere sencillo. Muy pocas personas son las que están informadas sobre los años que puede tomar la culminación de un videojuego, tenerlo listo para la fase de aprobación y pueda ser lanzado al mercado. Un ejemplo de ello es el videojuego “Duke Nukem Forever” cuya realización empezó en el año 2000 y termino en el 2010. Se necesitaron 10 años para terminar este juego, en los cuales fueron necesarios una vasta cantidad de conocimientos de distintos campos científicos.

Desde mi punto de vista, un juego debería ser considerado como algo artístico, pues según la definición griega de las artes menores, son aquellas que pueden disfrutarse con los sentidos inferiores (tacto, olfato, gusto); un videojuego debería ser considerado como arte, ya que también incluye a los 2 sentidos superiores (Vista y Oído). De manera que al ser considerado algo artístico, está sujeto a la opinión, sea o no objetiva del público que lo juega.

Si comparamos esta idea con el proceso de hacer un libro, por ejemplo, se necesitan de amplios conocimientos ortográficos y literarios, como podría ser el uso correcto de las palabras y una acentuación adecuada, sin mencionar la importancia de una puntuación bien trabajada. A esto podemos añadir que este proceso requiere también de una idea base, es decir, cuál será el tema y/o la trama principal que se trabajara a lo largo del libro, similar a lo que se necesita para empezar a desarrollar un videojuego. También debemos planear la forma que van a tomar todas esas ideas ya planteadas. En esta fase “decidiremos cómo vamos a contar nuestra historia (tipo de narrador, tono, longitud media de los capítulos…), qué eventos queremos contar y cómo se organizarán dentro de la novela.”; el cual, de nuevo, es comparable a lo requerido en la creación de la trama del videojuego, pues como he mencionado antes, en los juegos de hoy en día la trama es un elemento sumamente importante.

No obstante, los videojuegos a diferencia de otras artes, son considerados parte de una ciencia o mejor dicho, se derivan del uso de distintas ciencias, como lo son la física, las matemáticas, la biología y la química, sin olvidar que se necesita usar el lenguaje de manera correcta. La base principal para la construcción de un videojuego es el uso de la computación, la cual ésta enfocada al modelaje en 3D, pues se utiliza en la creación de personajes, entornos y objetos necesarios para el desarrollo del juego, ya que estos necesitan ser basados en conceptos físicos y matemáticos reales (aunque a menudo esto no se respeta dependiendo del estilo del juego). El 3D es fundamental para casi todos los videojuegos en la actualidad, aunque todavía hay algunos pocos que siguen usando solo 2D. A pesar de que estos modelos son muy importantes, por si solos no son suficientes para crear un personaje, por ejemplo, se necesitan además “texturas” cuya función es dar un color y textura a lo que necesitemos, para que tenga una imagen más realista.

Un proceso bastante similar se puede encontrar al escribir un poema o una novela narrativa, pues se tiene que cuidar la métrica, la ortografía y la redacción, además de la implementación de personajes creíbles y con los cuales puedas sentirte identificado, pues con ellos vivirás el resto del relato, viéndolos crecer, cambiar, sufrir y levantarse de nuevo conforme la historia se desarrolla, siendo parte activa del relato contado a la vez que formas una relación cohesiva y recíproca que el lector pueda vivir en carne propia.

Ahora dejando aparte el lado artístico, podemos empezar a abordar el tema científico en los videojuegos, primero hablaremos sobre la física, éste es uno de los puntos más importantes de los juegos y que muy pocas personas saben, ya que aunque no pueda parecer necesaria, la física está en todas partes, tan solo trata de imaginar que pasaría si en un juego de futbol americano al lanzar una pelota con la fuerza que tú consideras que podrías conectar un pase, la pelota saliera disparada del otro lado de la cancha, o que al pegarle a una pelota de béisbol esta flote por siempre. Lo más seguro es que al ver algunas de estas cosas en algún juego no te parecería algo normal o se podría decir que el juego está mal hecho o que no tiene la calidad necesaria. Para evitar que esto ocurra los programadores tienen que usar diferentes algoritmos basados en leyes físicas y aplicar estas leyes a los objetos para que los escenarios sean lo más real posibles, uno de los ejemplos podría ser la fuerza de gravedad.

Un programador tiene que tomar las fórmulas y aplicarlas, mediante distintos procedimientos, tomando en cuenta los objetos que comprenden los diferentes entornos y como estos responderían a diferentes estímulos dependiendo del lugar, sin olvidar que al aplicarse alguna fuerza, los objetos pueden cambiar la forma en que se mueven. Además, se puede tomar como ejemplo el agua, y otros fluidos. Para que esto se vea lo más real posible, se tiene que investigar la densidad de los fluidos que se piensan representar, para que el objeto actué como su química dice que debería actuar.

Otra de las ciencias fundamentales en los juegos son las matemáticas, ya que se usan gráficas, planos, algoritmos y muchas más operaciones para que cuando se tenga que programar sea lo más sencillo posible, para esto se manejan distintos tipos de lenguajes computacionales como lo pueden ser C++ o Java.

Obviamente la biología también es importante, ya que se tienen que tomar en cuenta que las medidas de las personas con respecto a otros objetos sean las reales, además se debe de tomar en cuenta la conducta que pueden tener los animales en el mundo exterior, ya que si los animales o individuos no reaccionan como lo harían en la vida real el juego pierde realismo y credibilidad.

Para concluir podemos decir que los videojuegos son el resultado del conjunto del arte y la ciencia, ya que al ocupar la ciencia para crear una historia que envuelve al usuario creando un entorno lo más realista posible que le crea ciertas emociones volviéndolo parte del arte, ya que transmite un mensaje, por lo que, aunque muchos aseguran que estos son una mala influencia, no lo son, ya que muchos juegos dejan al jugador con una reflexión y un aprendizaje.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.