EL CASO DE ZARAGOZA: REMUNICIPALIZACIÓN Y COHERENCIA.

La semana pasada participé en unas jornadas sobre remunicipalización se servicios públicos en Zaragoza.El modelo de Medina Global, la forma en la que hemos recuperado para lo público los servicios básicos del Ayuntamiento, y la gestión social que hacemos aquí es hoy un ejemplo para otras muchas ciudades del estado.

Hemos demostrado que la desprivatización es jurídicamente viable en el nuevo marco jurídico que oprime a los Ayuntamientos. Nuestras cuentas dicen que la formula es más barata que la privatización a grandes empresas que gestionan en un mercado donde no hay competencia. Sabemos que el paso de los trabajadores de la empresa privada a la pública no reviste gran dificultad. Que sacando de la ecuación al oligopolio beneficiamos a la pequeña y mediana empresa local y que la gestión publica favorece el control municipal y la participación ciudadana. Casi nada.

Hoy los grandes Ayuntamientos del cambio miran a esta pequeña “aldea gala” porque empezamos el camino un poquito antes y tenemos algo o mucho avanzado. Ellos también intentan avanzar en las desprivatizaciones en una coyuntura muy complicada por la presión del sector económico y mediático, pero también porque no disponen de mayorías en los Plenos Municipales.

En Zaragoza comprobé que el Equipo de Gobierno de la ciudad ha estado haciendo sus deberes (no sin dificultades) y que quieren iniciar la senda de la remunicipalización recuperando las depuradoras. El estudio económico dice que ahorrarían 500.000 euros al año. Tienen preparada una empresa municipal para coger el testigo. Cuentan con el apoyo de la totalidad de la plantilla y de los sindicatos. Están a favor las asociaciones de vecinos y diferentes plataformas ciudadanas, pero solo faltaba una cosa. La mayoría en el pleno municipal. Se requería el voto del PSOE.

Imaginemos que alguien aterriza en nuestro país después de muchos años en otro planeta y que no hubiera visto la deriva del PSOE de las últimas décadas. De seguro diría ante la situación descrita anteriormente: “No hay problema, el PSOE, como partido de izquierdas apoyará la gestión pública en este contexto”. Pues no.

Resulta que el pasado viernes la remunicipalización en Zaragoza no salió adelante en el pleno porque votaron en contra PP, Ciudadanos y PSOE (El bloque anticambios). La propuesta fue apoyada por la Candidatura de Confluencia que gobierna la ciudad (Zaragoza en Común) y Chunta Aragonesista. ¿Será este el patio también en otras ciudades que inicien el camino a lo público?. Puede que se trate de esto. De impedir que el modelo de extienda para que nada cambie y aquellos que lo intentaron queden en evidencia. No quiero pensar que esta sea la estrategia de algunos.

El PSOE realmente existente (el que votó en contra el otro día en Zaragoza) no se reconoce ya hace mucho con ese otro que lo vio nacer, y por eso, no me extraña en absoluto el lamentable espectáculo que están dando los últimos días en este país.

Ojalá estén todavía a tiempo de recuperar el rumbo y la coherencia.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.