Habana Centro

12 recomendaciones para Cuba ilustradas con fotos de nuestro último viaje

“Eli y Santi Libres” por el oeste de la isla caribeña

Volvimos ambos al trabajo dependiente con 12 días de vacaciones y decidimos aprovecharlo vagando por Cuba libre/s. La isla, un lugar fundamental de la historia latinoamericana del siglo XX, posiblemente cambiará para bien y para mal en muchos aspectos en los próximos años y era necesario visitarla antes de que eso sucediera para verlo con los propios ojos.

Video de 2 minutos resumen de nuestras 2 semanas de mochileros por Cuba

A continuación, 12 recomendaciones graficadas por las mejores fotos del viaje y algunos videos.

1. Nada es lo que parece ni lo que te contaron. Sacá tus propias conclusiones. Mi recomendación antes del viaje sería revisar algunos documentales en YouTube (asegurate de ver piezas con un tinte pro y anti revolución), y ver las películas “Diario de Motocicleta” y “Che”. Durante el viaje, en la playa y en los viajes en bus, leer mucho sobre su historia. Hacer preguntas abiertas a todo cubano con el que tengas la oportunidad de hablar en confianza es fundamental. Consumir sus medios completamente controlados por el gobierno de manera crítica es recomendable (bueno, consumir de manera crítica los medios totalmente controlados por grandes grupos empresariales en la mayoría de nuestros países también es recomendable). No te polarices, el mundo no es una telenovela con buenos y malos.

Trailer de “Che”, de Steven Soderbergh
Juventud Rebelde y Gramma, diarios locales de lectura obligada.

2. Casas particulares, conviviendo con locales. Los hoteles te dan la comodidad de una habitación privada pero te aíslan del entorno que estás explorando. Los hostales son más baratos pero te permiten interactuar más con mochileros extranjeros que locales. Cuba tiene una opción con la comodidad de una habitación privada, a buen precio y que te permite “vivir” el país las 24hs: las casas particulares. Un símbolo parecido a un ancla azul con las siglas “Arrendador Divisa” en las puertas, las identifica. Podes encontrar una caminando por las calles o reservarla vía correo previo a una búsqueda en Internet. Una habitación integrada a la casa de una familia te permite conocer de primera mano sobre la vida en el país, explorar actividades menos turísticas y más locales y hasta saber que llegó la hora de despertarte al escuchar el sonido de las carretas pasar.

Casa de Nancy en La Habana
Casa de Ana María en Cienfuegos
La mayoría de las casas particulares ofrecen un desayuno a buen precio que incluye memorables conversaciones con los miembros de la familia.
Nuestra casa particular de Santa Clara

3. El lugar: Habana Centro. La parte más importante de la Habana básicamente se divide en tres sectores: Habana Vieja, Habana Centro y Vedado. Si podes elegir donde quedarte mi sugerencia sería definitivamente una casa particular en Habana Centro. La zona es frecuentemente catalogada como la “real cuba” y es prácticamente la única que se muestra en los documentales para relatar los problemas económicos de la isla (aunque la verdad después de recorrer bastante Cuba, es un sector muy particular y único del país que no refleja su totalidad). Describirlo es complicado, pero podría resumirlo en decadente y fascinante. Casas y autos antiguos con poco mantenimiento, niños practicando deporte en la vereda, talleres mecánicos en la calle, zonas con poca o nula iluminación, una señora arrojando agua desde su balcón, puestos de comida barata, ropa colgada de los balcones, gente mucha gente y de todas las edades las 24hs fuera de sus casas charlando son algunos de los elementos de la zona. Hay que admitir que recorrerla de noche da un poco de miedo al comienzo por los pre conceptos que traemos dentro sobre cómo se ve un lugar inseguro. ¡Tranquilo! Es una zona muy segura, como toda Cuba.

Calles de Habana Centro
Amanecer en el Malecón, columna vertebral de La Habana. Al fondo, Vedado.

4. ¿Con Ron? Si, por favor. Aunque existen algunas cervezas nacionales, el ron es la bebida por excelencia de Cuba. El ron blanco es el generalmente utilizado para los tragos (daiquiri, mojito, cuba libre y piña colada). Aunque estos son más populares entre turistas que entre locales que prefieren el ron puro y de color. Visitar una fábrica de ron y comprar alguna botella para llevar a casa debe estar en tu lista de actividades.

Playa, coco con ron y un poco de lectura sobre la Revolución Cubana.
Probamos muchos tragos y le dejamos la medalla dorada a la piña colada

5. Dos monedas, dos cubas. La recomendación para Cuba es llevar euros y cambiarlos en el aeropuerto por pesos convertibles (CUC$), la moneda para los turistas y la única que podrás obtener. Los cubanos utilizan el peso de moneda nacional (MN$). 1 peso convertible son 25 pesos de moneda nacional, al menos durante mi viaje. El salario promedio de un cubano son 500 pesos en moneda nacional y un viaje en taxi al aeropuerto o un día en una casa particular cuesta 20 pesos convertibles. ¡Hacé los cálculos! Resumiendo: existen 2 mundos en paralelo, uno para los turistas y otro para los locales con precios totalmente diferentes. Para encontrar cosas a precio local tendrás que alejarte un poco de las zonas turísticas, buscar carteles con precios en moneda nacional y poner cara de llevar varios días en la isla para que te cobren lo que corresponde en pesos convertibles. Preguntar siempre, pero siempre antes de confirmar, “¿Cuánto cuesta en pesos convertibles?” mantendrá tu presupuesto del viaje en orden. Podrás comer exactamente el mismo plato por 1 peso convertible en un lugar y en otro, más turístico o no turístico pero con viveza del dueño, por 7.

6. Todo incluido en Varadero. Pasar dos días al final del viaje en un todo incluido de Varadero, que aporta mucho relax pero poca interacción con un país tan interesante como Cuba, fue una muy buena opción. Las únicas preocupaciones ahí son no pasarse demasiado con los tragos y la comida y no insolarse. Si ya compraste tu paquete turístico al todo incluido de Varadero, mi recomendación sería adquirir muchas excursiones a los lugares cercanos.

Caminata mañanera en Varadero para contrarestar el todo incluido del hotel
Alimentando a los peces en el snorkeling frente a las playas de Varadero

7. Transporte público con una gran fauna. El calor y la posibilidad de conversar con un cubano hacen de que valga relajar las piernas y probar cada uno de los cientos de medios de transporte existentes. Taxis en autos modernos, taxis en buen y mal estado en autos antiguos, viazul, buses urbanos, ferrys, buses turísticos, cocotaxis, carretas, bicitaxis y mototaxis fueron algunos de los medios que probamos.

Autos antiguos en plaza central de La Habana
La carreta, peculiar opción de transporte en las ciudades del interior de Cuba
Paseo en Cocotaxi.

8. Trinidad, Viñales y Cienfuegos (nombradas en orden de prioridad). Relativamente cerca del lugar donde seguramente conseguirás tu vuelo, La Habana, están estas tres ciudades que con una visita de un día valen la pena y te muestran cada una escenarios distintos y que nada tiene que ver con la capital. Hubiésemos querido ir a Santiago, pero está a 13 hs. en bus de La Habana (Cuba es la isla más grande del caribe y las vacaciones son cortas)

Trinidad. Un excelente trabajo de restauración y mantenimiento, te permiten transportarte a 1850.
Plantaciones del “mejor tabaco de Cuba” en la zona de Viñales.
Centro de Cienfuegos, arquitectura clásica en la “perla del sur”

9. Combinación playa + ciudad. El calor suele ser muy duro para un recorrido urbano todo el día, un poco de playa a la mañana / siesta y dejar la ciudad para la tarde / noche es siempre es una buena opción. Siempre hay una playa hermosa cerca. Si hay que tener en consideración, que para entrar a museos y otras atracciones pagas, los horarios suelen ser de 9 a 16hs.

Playa Santa Maria, casi libre de turistas al este de La Habana. Un bus que sala de plaza central te deja y te vuelve a buscar por 5 CUC.

10. Santa Clara, la ciudad del Che Guevara. Lo ames, lo odies o no conozcas mucho sobre él, visitar su mausoleo y museo es la parada principal y más interesante de la ciudad donde con solo 30 años lideró la batalla que marcó la victoria de la Revolución Cubana en los últimos días del año 58, a tan solo 5 años de su viaje por latinoamericana al terminar la carrera de medicina. Si no te interesa la historia, esta ciudad no es para vos.

“Hasta la victoria siempre” Mausoleo de Ernesto Guevara en Santa Clara.

11. Lonely Planet + MapsMe. En Cuba, ingresar a Internet es difícil. El libro de Lonely Planet y el mapa ya descargado de MapsMe fueron elementos fundamentales para planificar día a día el viaje, marcar los lugares imperdibles y conocer más sobre la historia y cultura de Cuba. De igual manera Internet está llegando lentamente a Cuba. Si ves una plaza abarrotada de gente con teléfonos, es una plaza con servicio de Internet a tarjetas que pueden ser adquiridas en algunos negocios.

12. No te vas a poder quitar “Guantanamera” de la cabeza. Al primer día compramos una cena show “made for tourist” por 60 CUC. El espectáculo fue muy bueno pero seguramente una decisión apresurada. La música cubana está por todos lados y sentarse a tomar algo, descansar y escuchar algún grupo en un bar es un placer diario más accesible y auténtico.

Cervezas nacionales y un poco de música para hacer una parada y planificar el resto del día.
Coppelia en el Vedado de La Habana. Vida local y 5 bolas de helado a 5 centavos de CUC.
Plaza de la Revolución en La Habana

Ficha Técnica

Días: 12

Recorrido: La Habana, Viñales/Pinar del Río, Santa Clara, Trinidad, Cienfuegos y Varadero.

Costo: 1.100 euros por persona.

Transporte: vuelo desde Asunción por Copa (600 usd — temporada baja y de huracanes) y transporte interno buses Viazul.

Atardecer en Trinidad
Castillo de los Tres Reyes del Morro. Al fondo el malecón de La Habana.
Paseo del Prado de Cienfuegos
Cuba es un laboratorio social y político de occidente. Recorrer, leer, conversar y observar, sin prejuicios y de manera crítica, es la mejor fórmula para visitarla y sacar tus propias conclusiones fuera de las maravillosas y catastróficas historias que se tratan de instalar desde los extremos izquierdo y derecho respectivamente. Visitarla, es sin duda, un desafío a nuestros valores, reglas, motivaciones y a lo que nos “hace felices”. Si no te vas pensativo, no te llegaste a sumergir realmente en Cuba. ¡Hasta el próximo viaje!