Lunas

Manejé por la vía rápida por un aproximado de 40 minutos, los carros iban y venían pero me causaban aflicción cuando se acercaban a mi. Me costó llegar a mi destino como si no hubiese sabido a donde me dirigía, como si no conociera el trayecto que tomo 6 días a la semana, dos veces por día; a veces más.

Estaba empapada en sudor helado y me costaba concentrarme. Tantas cosas pasaban por mi mente…me encontraba en un estado que ni yo logro explicar, mucho menos entender.

A nada de entrar en un trance super profundo topé a la luna y me quede boquiabierta.Tiendo a amar la luna, a admirarla y embellecerla probablemente más de lo que es, de lo que está.

Pero lo más aflictivo es que al final de todo , al final de la aflicción primera y de mi corazón derretido por lo anonadada que me dejó la luna una noche más, pensé en tí, en el sonido de tus carcajadas y lo mucho que las disfruto y al final sonreí.