So, you think you can fly?

Si, supongo que ese es un problema. Bueno, podría ser el motivo a lo que todos traducen como “la razón por la que sigues soltera”.

Supongo que a una gran parte de las mujeres les pasa lo mismo, llegas a una reunión donde el update principal se basa en la situación amorosa de los presentes, y aunque traten de que parezca que eres parte del orden, realmente estuvieron esperando llegar hasta tu turno desde el inicio. ¿Y que pasó con …. del que estabas tan enamorada?, Ya solamente mueves la cabeza en forma de negación y le cambia el semblante a todos los oyentes. Y de ahí viene el típico “¡no lo puedo creer!, ¿qué le pasa a los hombres?” Después viene la enumeración de las cualidades que los que te quieren creen que forman el curriculum perfecto para quien busca su perfect match. Y para cerrar con broche de oro viene la pregunta del millón “¿Tú que crees que te pasa?, Yo creo que eres muy exigente”

Stop. ¿Porqué estar soltera significa que algo está mal conmigo?, ¿Muy exigente? Honestamente no voy por el mundo con una lista de cualidades bajo el titulo “mi hombre ideal”, ya ni siquiera creo en las personas perfectas, de hecho la lista de defectos que tolero cada vez es más larga. Pero volviendo a lo anterior, obviamente me lo repiten tanto que me ha entrado la duda de si algo definitivamente está mal conmigo, y bueno, seguramente muchas cosas estarán mal, pero no creo que de eso se trate mi soltería.

Mi problema, y seguro el de muchas mujeres es lo que yo llamaría el síndrome “creo que puedo volar”. Eso no quiere decir que piense que los demás no pueden, pero pienso que muchas personas en este mundo ni siquiera lo han intentado. ¿A que me refiero con volar? A confiar que la realidad tiene la posibilidad de ser exactamente como la sueñas.

Llegamos a una relación cargados de precauciones, con un casco imaginario para no perder la cabeza fácilmente, con anclas en los pies para mantener los pies en la tierra, con una puerta de seguridad en el corazón para que no te lo roben y con los labios sellados de prudencia para no decir lo que sientes demasiado pronto; y por si todo eso falla, en la espalda como back pack cargas el paracaídas que va a salvarte cuando te hagan subir muy alto y de pronto te toque caer. ¿Quién podría siquiera despegarse un centímetro del piso cuando carga con todo eso?

Tendemos a prepararnos para una realidad que nosotros mismos creamos en base a nuestros miedos, porque creemos que la vida no puede ser tan buena. Estamos acostumbrados a que nada sea perfecto, tanto, que cuando algo parece serlo sentimos que pronto llegará una tragedia para equilibrarlo. Y casi siempre sucede, lo atraemos o lo creamos, pero siempre destruimos lo perfecto porque nos enseñaron que nadie puede vivir en ese estándar, al punto que se siente incómodo no tener un lado malo del cual quejarte.

Y bueno, el lado contrario sería idealizar, hacerte a la idea que algo es perfecto aunque en realidad no lo es. Tampoco creo que sea la solución, y aunque envidio a las personas que se enamoran con facilidad, son las que considero que creen que pueden volar porque siempre traen un par de alas en la espalda que ellas mismas fabricaron.

Pues bien, creo que si tuviera menos confianza en que la realidad puede ser como la sueño, tal vez estaría casada con alguien que me amara más de lo que yo a él, porque ese es el consejo idiota que más recibes de la gente. Así que ese debe ser mi “problema”, sé que puedo volar.

Estoy segura porque ya lo hice, ya volé, llegué a una relación sin todas las precauciones que acostumbraba tomar, cuando todo parecía perfecto no sentí incomodidad y mis decisiones nunca estuvieron basadas en miedos. Obviamente no lo aprendí sola. Para aprender a volar necesitas que es persona especial te aliente a saltar y te diga que no vas a lastimarte; pero lo más importante es que tú aprendas a confiar, en esa persona y en tu propia capacidad de alzar el vuelo.

¿Si es perfecto porque se termina? Supongo que nadie puede volar por siempre, hay que aterrizar de vez en cuando, a veces el viento no está a tu favor, tal vez necesites cambiar el rumbo, o puede ser que simplemente necesites tiempo para recapitular el camino que recorriste y aprender. Ningún aterrizaje importa si vuelas en pareja obviamente, pero si te toca aterrizar solo, es vital que nunca olvides que puedes volar.

What if I fall?
Oh, but my darling, what if you fly?
E. H.

El miedo a sufrir es un horrible esclavizante. Las situaciones nunca serán perfectas. Nada que valga la pena se consigue sin esfuerzo… Podría seguir y seguir con frases hasta que entendamos que depende totalmente de nosotros que una relación se convierta en lo que siempre hemos soñado, siempre y cuando por supuesto nos encontremos con la persona correcta.

Ojalá todos pudiéramos amar como los niños, empezando de cero, con inocencia, confiando, sin miedos, ni memoria; no solamente tendríamos relaciones de pareja perfectas, definitivamente el mundo en general sería mucho mejor.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Sara Quiroga’s story.