Comentarios y participación en la web

Grafiti en una escuela de la Ciudad de Posadas Misiones Argentina

Hace unos días me incorporé al canal de Slack “Lectores de Hipertextual”, habiéndome enterado que cerraron los comentarios para su sitio web. Algo que me pareció realmente extraño sobre todo por la importancia que le se le ha dado en estos últimos años a la voz de los internautas. Según el equipo “Los comentarios son un nido de trolls” y además confían en que los usuarios esperan mejores formas de interactuar en la comunidad, razón por la cual decidieron habilitar este espacio de lectores en Hamster Pad.

No son los primeros en hacerlo, varios diarios internacionales hicieron lo mismo hace un tiempo, eliminaron la posibilidad de comentar después de las notas e inclusive incorporaron iconografía de estados de ánimo para ver cómo las notas en particular hacen sentir a la audiencia. The Guardian hizo una investigación al respecto sobre los comentarios de su audiencia desde el 2006 llamada “El lado oscuro de los comentario de The Guardian” donde descubrieron abuso online sobre sus redactores, en este caso diez de ellos, de los cuales ocho son mujeres y dos hombres, la respuesta fue bloquear los comentarios, pero claro esto no es suficiente por lo que además decidieron cerrar los comentarios de algunos lugares como en historias relacionadas a temas polémicos.

En la jerga de Internet, un trol o troll describe a una persona que publica mensajes provocadores, irrelevantes o fuera de tema en una comunidad en línea, como ser un foro de discusión, sala de chat, comentarios de blog, o similar, con la principal intención de molestar o provocar una respuesta emocional negativa en los usuarios y lectores, con fines diversos (incluso por diversión) o, de otra manera, alterar la conversación normal en un tema de discusión, logrando que los mismos usuarios se enfaden y se enfrenten entre sí.

De los medios digitales YouTube es el sitio web que tiene mayor concentración de comentarios malos o que inciten a la violencia o discriminación por lo que esto ha hecho que muchos creativos hayan cerrado los comentarios de sus videos para evitar a estos malos tratos.

Esto refleja la complejidad de administrar una comunidad, sobre todo si es enorme. Siempre se buscó atraer comentaristas que realmente contribuyan a mejorar la experiencia y el interés de lo que se publica, dándole valor al sitio y al contenido. Mucho se ha tratado en la lucha de generar una comunidad valiosa y crítica, desde la moderación hasta poner reglas para la publicación. Filtrar los comentarios por palabras o sistema de control, algo que ha funcionado es el sistema de moderación colectiva: moderadores voluntarios que tienen la capacidad de filtrar estas opiniones según importancia o relevancia para la nota y el resto de la audiencia. Sitio como Taringa! utilizan algo que podría llamarse sistema basado en karma, donde la misma comunidad puntúa a positivo y negativo el comentario haciendo que los comentarios positivos queden por encima de los negativos haciéndolos casi invisibles.

Hay mucho que hablar al respecto, de hecho la pregunta que gira en torno a la temática: ¿realmente es necesario eliminar los comentarios de un blog o sitio web para evitar malos momentos? Muchos sitios han optado por implementar comentarios de Facebook (una interfaz provista por la red social que además de mostrar el comentario muestra la foto y el nombre de perfil), esto ha tenido buenos resultados, puesto que además de evitar bots (robots que auto-comentan incluyendo publicidad en el contenido), el hecho de que aparezca la cara de quienes escriben le da otro tono de importancia y reduce un cierto punto el anonimato impune con el que los llamados trolls abusan de la web.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.