He conocido a la mujer más malvada, me rompió el corazón y se fue, pero me enseñó algo…

He conocido a la mujer más malvada. Se llamaba Verónica. Sí, sé lo que estás pensando y no, no es la del cuento urbano, es peor. Todo comenzó un día 5 de Abril, junto a esa callecita cerca a la tienda de Don Silvio, el del sombrero gris y con carácter de troglodita, un reverendo estúpido cabrón y su hija no era menos estúpida que él. Verónica, tremenda zorra, un poco chiflada pero de un cuerpo despanpanante, las carnes en los lugares y en las proporciones adecuadas, mierda, te hacía olvidarte de lo loca que estaba con esa mirada. Pero la zorra, la muy zorra, se tuvo que ir no con un desconocido, al menos eso hubiese sido más leve y quizás más normal, pero no, no, la muy zorra se tuvo que ir con Víctor, estúpido drogata malparido, cuando te coja verás lo que es bueno. Pero bueno, pasaron los años y con el tiempo me fui dando cuenta de algo, las mujeres, son así, no zorras, no, quiero decir, muy emocionales, no significa que no te puedas fiar de ellas pero quiere decir que si quieres atraer a tu vida una chica que verdaderamente valga la pena, lo primero que tienes que hacer es TÚ valer la pena. TÚ ser alguien que valga la pena, si logras hacer eso cualquier persona que atraigas a tu vida, no sólo chicas, pero también tus relaciones amicales serán más duraderas.

La gran lección que aprendí fue: Atraes lo que eres, y si no tienes lo que quieres aún es porque aún no te has convertido en la persona que tienes que ser para ser capaz de tener las cosas que quieres tener. Todos tenemos alguna zorra, perdón, Verónica, en nuestras vidas, Verónica puede ser un problema, un objetivo, la asignatura que queremos aprobar, la carrera que soñamos con conseguir. A veces, se irá, escapará de nuestras manos y nos joderá muchísimo, no te enojes, reflexiona, y analiza tus puntos débiles. Para la siguiente todo habrá mejorado.

Tenía que desahogarme.

Esto es ficción.

No lo es.

Puede que sí.

Tú decides.

Si has llegado hasta aquí: ¡Gracias por leer! Si te gustó, dale click al corazón de abajo. Eso ayuda a que otras personas puedan ver esta historia.