TRADUCCIÓN AL ESPAÑOL. Nota por Isaac Lluch (@isaac_lluch)

Domènec Torrent: “La variabilidad táctica es el principal legado que deja Pep en Alemania”

Cuando Domènec Torrent sale de uno de sus restaurantes favoritos de Munich, el ama de sala se le pone a llorar. Guardiola y su cuerpo técnico dejan muchos amigos en Baviera. El hasta ahora segundo entrenador del Bayern se mueve por el centro de la capital bávara con la naturalidad de quien durante tres años se ha sentido aquí como en casa. Torrent cuenta cómo ha vivido la transformación del campeón alemán en la era Guardiola y cómo ha evolucionado a la vez el técnico de Santpedor.

¿Recuerda cómo fue el primer rondo que introdujeron en el Bayern?

En el primer entrenamiento, en el Allianz Arena, ante 20.000 personas, hicimos unos rondos y unos juegos de posición que son muy típicos de Pep. En el Bayern entendían los rondos como algo lúdico, pero para Pep tienen una importancia básica y así se lo hizo comprender enseguida. De cómo los percibían los jugadores antes a ahora hay mucha diferencia. Aquí podríamos ver la esencia de la aportación de Guardiola en el Bayern.

¿Qué diferencias?

Para ellos era algo para empezar o terminar el calentamiento. Era casi sólo para divertirse: la pelota podía salir diez metros del círculo mientras no tocara el suelo. Era otra manera de entenderlo. Pero desde el primer día Pep les contó que le daba mucha importancia a cómo se colocaban, cómo era la recepción del balón, si el control estaba bien con la pierna derecha o la izquierda. Ya era un ejercicio técnico y táctico, formaba ya parte del entrenamiento. Pep tenía claro que con los rondos se mejoran muchas cosas. Los jugadores lo entendieron enseguida. Un día tuvimos la curiosidad de comparar los rondos de los primeros entrenamientos, cuando les costaba practicarlos, con los del segundo año. No tiene nada que ver. El balón volaba al final, los jugadores se desafiaban con calidad. Y lo pasaban muy bien.

¿Se puede decir que el juego de posición en el campeón alemán estaba en pañales?

No lo habían hecho nunca. Desconocen el sentido de los juegos de posición. Para Pep, para la escuela del Barça, es un hábito, pero en Alemania se pensaban al principio que era un juego para mantener la posesión del balón. Pero era un juego de posición, de saber cómo debes posicionar y perfilar cuando tienes el balón, dónde están los espacios libres y de dónde tienes que ir a presionar cuando no la tienes. Era un ejercicio meramente táctico con su componente físico. Lorenzo Buenaventura [preparador físico] medía las pulsaciones e iban muy altas. Es un ejercicio muy completo en el que Pep cree mucho para dar velocidad y sentido al juego. Al cabo de uno o dos meses les hizo entender que no se trataba sólo de conservar la pelota sino de cómo se tenía que jugar.

¿Les costó coger la idea?

Lo cogieron rápidamente. A Philipp Lahm le encantaba y si algún día no hacíamos el entrenamiento nos lo pedía. Y el portero Manu Neuer siempre quería estar en los ejercicios de posición porque mejoraba mucho el juego con el pie. Incluso los días de recuperación, que no le tocaba entrenar, pedía si podía participar. Los jugadores vieron que el juego de posición los beneficiaba, que en el campo jugaban mucho más fácil y que tenía sentido lo que hacían.

Como ha sido el proceso para convencer a los jugadores?

A los jugadores se les ha convencido rápidamente. Otra cosa es la idea que podía pulular por los medios de comunicación locales. Los futbolistas siempre han sido muy abiertos a las ideas de Pep y enseguida las hicieron suyas. Es una manera de entender el fútbol que fomentó Cruyff y ojalá perdure en el Barça. Hay otra gente que entiende que con un fútbol directo haces más vía, pero en el Barça y el Bayern el juego de posición ha dado sus frutos. Los jugadores alemanes quedaban parados de la intensidad del trabajo. Aparte de un esfuerzo físico brutal, lo que practicaban era la esencia del fútbol: pérdida de balón, presión, recuperación, nos volvemos a abrir, la volvemos a querer.

¿Qué matices han tenido que introducir por el perfil de jugadores que tenían?

Quizás aquí ha habido más intensidad después de la pérdida de balón, porque son jugadores físicos y rápidos en la recuperación del balón. El juego de posición les fue muy útil, porque no sólo sirve cuando tienes el balón, sino también cuando la pierdes. La cuestión no es presionar por presionar, sino saber en qué zonas tenemos que ir, qué agujeros tenemos que ir a tapar. Con Pep, con una defensa adelantada a 40 metros el Bayern ha batido el récord de equipo menos goleado [17 goles] de la Bundesliga y en esto el juego de posición tiene mucho que ver.

Los equipos de Guardiola pasan siempre por ofensivos, pero da la impresión de que él da igual importancia a la defensa.

Pep se protege con la pelota. Durante los cuatro años en el Barça su equipo fue el menos goleado. Y lo mismo ha pasado durante los tres años en la Bundesliga. Y no se puede decir que tuviéramos los mejores defensas, porque esta temporada hemos batido el récord de menos goles encajados jugando un 80% del tiempo sin centrales natos, lesionados. Pep ha inventado con Kimmich, Alaba e incluso Rafinha jugando de centrales. Su idea defensiva funciona. Es curioso que nadie ha pensado que en siete años de carrera en la élite sus equipos siempre han sido los menos goleados.

¿Cuál ha sido la clave para encontrar una identidad conjunta en el equipo?

Cuando llegas conoces las cualidades reales de los jugadores. Al principio te imaginas que este o aquel jugador puede hacer esto, pero luego te das cuenta que puede que no. Y ves cualidades que quizá lejos no veías. Por ejemplo: Lahm llegó a ser como nuestro Xavi por su inteligencia, pausa y control. Guardiola ha puesto las mejores cualidades de los jugadores al servicio del equipo. Sin traicionar su idea de dominio del juego ha evolucionado mucho: ha puesto los laterales por dentro, tres jugadores que intercambiaban posiciones a bandas y el equipo ha sido capaz de cambiar tres veces de sistema en un partido sin que se notara. No hemos tenido a Messi, Iniesta, Xavi ni Busquets, pero en tres años el Bayern no ha perdido ante ningún rival el porcentaje de posesión de pelota. En el Barça, Guardiola tenía jugadores buenísimos, les cuadraba todo. Se inventó el falso 9, los dos extremos que picaban al espacio, pero allí cambió de sistema sólo una vez, cuando vino Cesc, para juntar la calidad de todos. En cambio en el Bayern hemos jugado todo: un 5–3–2, un 3–4–3, un 4–2–3–1, un 4–3–3, un 4–4–2 con rombo, un 4- 4–2 en línea … Ahora cuando un rival se le presenta con defensa de tres, de cuatro o de cinco, Pep ya tiene en su cabeza cómo actuar. Ha sido muy flexible. Nunca ha dicho: «Como yo me llamo Pep Guardiola sólo jugaré de esta manera».

¿Cree que el principal legado que deja Guardiola es la variabilidad táctica?

Yo creo que sí. De su riqueza táctica los principales beneficiados son los jugadores, que han agradecido el sentido de poder jugar con matices diferentes. La obra de Pep ha enganchado entre colegas, quizá porque han sufrido las variantes tácticas cuando se enfrentaban al Bayern.

¿En qué otros equipos cree que Pep deja huella?

El entrenador del Borussia Dortmund, Thomas Tuchel, se ha declarado admirador de Pep y ha hecho evolucionar muchísimo su equipo basándose en un juego de dominio del balón. Tuchel cree en la idea de Guardiola y la siente suya. También el Borussia Mönchengladbach, con André Schubert, ha demostrado que quería jugar más desde atrás y no ser tan directos, al igual que el Hoffenheim de Julian Nagelsmann. También hemos visto como hay unos diez equipos que marcan en zona las jugadas de estrategia rival, cuando antes eran dos o tres. Les ha gustado la idea de Pep y han visto que era efectiva. También en la selección alemana se ve una aportación de Pep, pero esto no se valorará sino con el tiempo y la distancia.

¿Y en qué cree que ustedes se han «alemanizados»?

Al jugar también con transiciones mucho más rápidas. Por su perfil, los jugadores del Bayern quizá con el balón al pie no son tan brillantes como los del Barça, pero en el espacio y en velocidad hacen mucho más daño. Al valorar estas cualidades intentamos hacer transiciones veloces, si podía ser con tres toques mejor que con cinco.

Y muchos jugadores se han «Guardiolizado» …

Pep vio en siete u ocho entrenamientos que Lahm podía jugar en medio. No perdía balones y tenía pausa.

¿Se ha podido «guardiolizar» a Thomas Müller, esencia del Bayern?

Müller es un jugador diferente. En los primeros meses, cuando me preguntaron a quién me recordaba, yo les decía que a Julio Salinas, porque era un jugador alto, delgadito, que te hacía goles, que te aparece por aquí, por allí. Müller es un futbolista que será seguramente máximo goleador de la historia de los mundiales. Él mismo reconoce que ha evolucionado, que ha entendido muchas más cosas del juego. No corre tanto para todas las posiciones, está más quieto porque sabe que ya recibirá la pelota. Y esto es una aportación de Pep.

Aportación contracultural.

La contracultura ha sido más respecto a la prensa o el aficionado, porque los jugadores enseguida siguieron Pep. Después de tres años nos comentaban que nunca habían tenido la sensación de dominar tanto la Bundesliga. Incluso el año del triplete, a menudo llegaban igualados a los últimos minutos y sacaban fuerzas de dentro para decantar el partido a favor.

¿Les ha quedado algo pendiente de hacer?

Era la primera experiencia fuera de casa y nos hemos adaptado. Nos servirá.

Y la Champions League?

Nos faltó llegar a la final. Creo que la Champions este año ha sido injusta con nosotros, aunque el Atlético debe pensar lo mismo. Ni contra el Madrid ni contra el Barça los años anteriores nos merecimos pasar, pero este año sí. Pero noto que la gente te agradece mucho estos años fantásticos. Nos despedimos con bienestar.

Y ahora, la Premier.

Creo que el mensaje cuando Pep llega a otras ligas es erróneo. Dicen que cambiará el estilo y no es así. Pep aporta nuevas ideas, se adapta al fútbol de cada país. Yo diría que la idea de Pep no es cambiar nada, sino aportar su manera de entender el fútbol que no es mejor ni peor, es diferente.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.