COMO EL SUR DE CHILE.

Los domingos, siempre vamos a comer al pueblo. El pueblo es el lugar de origen de la familia de Eugenio, el aita (papá en euskera) de Maite. Ahí comemos junto a la cocina a leña, en casa de Antonio, hermano de Eugenio.

Es un domingo lluvioso de Enero, son casi la 1 de la tarde. Con Maite nos tomamos una Villavesa (bus del sistema de transporte de Pamplona) muy cerca de nuestra casa, que nos deja a pasos de la casa de los padres de Maite.

Aquí el sistema de transporte, te avisa en los paraderos en cuantos minutos viene la micro. Y funciona.

Pasamos unos minutos en la casa y luego nos subimos al coche para irnos a Villanueva/Iriberri (el pueblo). Los alrededores de Pamplona, me recuerdan al sur de Chile. La vegetación y las montañas, podrían ser propias de la Patagonia o de Puerto Varas, por ejemplo.

Cuando llegamos, nos recibe el tío Antonio y pasamos directamente a la cocina/comedor, donde el horno a leña lleva encendido un buen rato. Esto también me hace acordarme del sur. Ese calor de hogar interior y las ventanas que muestran un paisaje lluvioso. Uno se siente cobijado y muy a gusto.

La cocina a leña.

Luego todo se mueve alrededor de la comida. Aparecen las botellas de vino y los pinchos de jamón, y mientras unos ven la tele, otros cocinan y otros conversan.

Los vascos te dicen que te quieren con comida y bebida. Preocúpate si no te alimentan bien, puede que les hayas caído mal :P

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Sebamarin’s story.