Reseña al paso: 10 Cloverfield Lane

Desde ya vamos a establecer las reglas del juego: no tenemos una secuela de Cloverfield, y explicar su vínculo con esta tampoco ayuda mucho a entenderla como “un pariente lejano”. Pero 10 Cloverfield Lane funciona muy bien independientemente.

Luego de un accidente vehicular, Michelle despierta atrapada en un búnker con Howard, el dueño del refugio quien asegura haberla rescatado de un peligro afuera. Michelle entrará en una encrucijada al encontrarse atrapada con un sujeto peligroso y fuera de sí; como también ante la incertidumbre de lo que hay en el exterior.

Tenemos una obra que maneja el suspenso como pocas películas pueden hacerlo hoy en día. Sobre todo para generar tensión en un espacio tan reducido. Pero la película juega más bien con la preocupación en varios sentidos: la duda de lo que hay afuera (y si es que hay algo en realidad), además de tener a Howard como un personaje bipolar, hasta esquizofrénico; que puede ser una salvación como un peligro esporádico.

Sobre los personajes, tanto Mary Elizabeth Winstead como John Gallagher Jr. y John Goodman funcionan. Ya sea por el humor, por la debilidad o por la locura. Puntos extras para Goodman quien hace de un hombre bomba: capaz de explotar cuando uno menos se lo espere.

Quizás el cambio repentino en el tercer acto es lo que vaya a molestar o inquietar al público. Sin dar mucho detalle, el suspenso trabajado en los dos primeros tercios de la película cambian instantáneamente por una solución un tanto apresurado, y hasta algunos la considerarían inverosímil. No obstante (y aquí entra mi subjetividad), el final es aceptable siempre y cuando estemos dispuestos a aceptar el misterio. Además de que la película va soltando muchos pequeños guiños al respecto.

En resumen, 10 Cloverfield Lane no es la secuela de Cloverfield que muchos esperaban desde el 2008. Pero vale la pena olvidarse de ello y apreciar la película como el thriller que es. Dan Trachtenberg ha empezado con pie derecho su carrera y sí que promete mucho.

Trailer

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.