Hechos Importantes en la Historia de la Deuda Externa Ecuatoriana

Todo empezó cuando el país adquiere deuda con Inglaterra durante los años 1818 y 1824 con objetivos independentistas. Bolívar consideró este país como opción debido a que Francia se encontraba en guerra con España y la relativa falta de interés por parte de los Estados Unidos para ayudar a los mestizos y criollos a independizarse. Esta deuda duraría hasta fines de ese siglo, no sin antes pasar por varios dramas por una larga moratoria y negaciones heroicas a vender las Galápagos a cambio, hasta que finalmente se suspendería su pago en el gobierno de Alfaro, no sin antes recomprarlo al 35% de su valor nominal a través de la primera emisión de bonos que haría el país. De esta manera, la deuda inglesa se reemplazaría por la deuda para construir el ferrocarril.

Después de esto, el servicio de la deuda siguió hasta inicios de los años 30 cuando empezaría de nuevo una moratoria que duraría cerca de 15 años. En 1958, el país tuvo que buscar un stand by (crédito contingente) con el FMI durante el gobierno de Camilo Ponce Enriquez debido a las dificultades económicas que tenía.

Posteriormente, durante los años 70 sería la década en el que el país entraría en un mayor endeudamiento debido al descubrimiento del petróleo en oriente y las intenciones de industrializar el país. Sería entonces cuando los niveles de la deuda, tanto público y privado aumentarían sus niveles en una manera dramática. La relación deuda externa-PIB se elevaría de 4,8% en 1975 a 28,6% en 1979. Este crecimiento se mantuvo de tal manera que el 23 de septiembre de 1983 se llevaría a cabo la famosa sucretización de la deuda privada durante el gobierno de Oswaldo Hurtado. En este proceso, el banco Central de Ecuador asumiría la deuda externa privada (alrededor del 25% de la deuda externa total) y se convertiría en los acreedores de las empresas e instituciones financieras que cumplirían ahora sus obligaciones en sucres. El año siguiente, el 15 de octubre de 1984 bajo el gobiernno del Ing. León Febrés Codero, se cambiaron las condiciones de la sucretización, aumentando las ventajas de las anteriores condiciones como el aumento del plazo de 3 a 7 años, así como la reducción del riesgo (que terminaría asumiendo el Central) con la definición de una tasa de interés fija.

Los intentos por buscar una solución a esta situación terminarían en el Plan Financiero de 1994, en la que se transformaba la deuda en bonos Brady. En este proceso, los intereses atrasados de la deuda se convirtieron en bonos. Además, se realizó una compra de bonos del tesoro Norteamericano que serviría como colateral para el plan financiero. A través de esta transformación de la deuda, se produjo una reducción de apenas 1174 millones de dólares. El nivel de la deuda seguiría aumentando y el plan Brady duraría hasta inicios del siguiente siglo cuando en el gobierno de Gustavo Noboa se realiza una nueva renegociación de la deuda que termina en el canje de bonos Brady por bonos Global. Estos bonos se dividirían en dos: bonos Global 12 y bonos Global 30 dependiendo del plazo para su cumplimiento. En el 2005, se emitirían los bonos Global 15 alrededor de 650 millones de deuda y con esto se cumpliría posteriormente parte de las obligaciones de los bonos Global 12.

En diciembre de 2008, bajo el gobierno de Rafael Correa el país se declararía en default, lo que deprimiría dramáticamente el precio de los bonos en el mercado secundario, seguido por una recompra de la deuda a un precio mucho menor. Después de esto, el país aumentaría su deuda, de carácter bilateral sobre todo, con países como China. A pesar de esto, durante este año, el país regresó a los mercados financieros internacionales con la emisión de bonos por 700 millones de dólares.

El anterior diciembre del 2015, el país pago el principal de estos bonos. ¿Será esto el inicio de una nueva tendencia? ¿De qué manera afectará este hecho a la reputación del país en los mercados financieros internacionales? Aún queda por verse. Referencias:


Originally published at dialogosporlademocracia.org on January 26, 2016.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Sebas Reyes’s story.