“La vegetariana” de Han Kang

La Vegetariana es una buena novela de la manera en que lo puede ser una que cuente una historia de una manera eficiente y manteniendo el interés consistente del lector. Pero eso es todo. La anécdota trata de una mujer que quiere dejar de ser humana, generando confusión, ira y autodestrucción en quienes tienen la desgracia de estar en contacto con ella. La forma es cinematográfica al punto que uno se siente verla mentalmente en términos de planos, contraplanos y travellings. Hay un direccionamiento poco sutil por parte de la autora al presentar a uno de los narradores filmando parte sustancial de la acción. Esta conciencia visual va en desmedro del tono. Aunque pueda haberse perdido un poco en la traducción, los tres narradores tienen la misma voz, usan el mismo vocabulario y sus miradas recaen sobre los mismos objetos y obsesiones. Posiblemente un error de inexperiencia: esta es la primera novela de Han Kang.

En todo caso, Han Kang escribe bien. No hay nada innecesario ni sobreabundante. Adjetiva correctamente, recurre ocasionalmente a buenas metáforas y elude bien los lugares comunes. Pero el problema último es que uno acaba por prestar más atención a la falta evidente de defectos que a ninguna virtud que haga sobresalir al libro. Conforma pero no impresiona.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.