Los cinco problemas más comunes que podemos tener en la ruta. ¡Te contamos cómo sobrellevarlos!

Llega el momento esperado, nos subimos a la moto y salimos a recorrer kilómetros por la ruta. Hay destinos y caminos para todos los gustos, lejos o cerca, por tierra o asfalto. Cargamos lo necesario y ya estamos listos para disfrutar. En la nota anterior te contamos con qué gestos podés informar a tus compañeros de viaje o recibir datos de ellos. Hoy vamos a hablar de pequeños inconvenientes comunes que en algún momento pueden sucedernos.

En nuestra cuenta en Facebook vas a encontrar mucha más información y consejos sobre motos y rutas. ¡Seguinos! Además te podemos asesorar para que cuentes con el respaldo de QBS Seguros en todos tus viajes.

Pinchar

Es el contratiempo más común que vamos a enfrentar en nuestros viajes, algún tornillo perdido que se clava en el caucho de nuestro neumático y hace que la rueda pierda presión. No es difícil de solucionar y hay distintas maneras de hacerlo. La mejor es un aerosol para inflar y sellar la pinchadura. Es muy simple de usar: lo agitamos, lo conectamos a la válvula de la rueda y vaciamos el contenido adentro. Cuando empecemos a rodar la espuma se va a repartir por el interior y le dará la presión adecuada para poder avanzar hasta la próxima estación de servicio donde podamos inflarla correctamente. La pinchadura va a estar tapada, de cualquier manera es recomendable buscar una gomería tan pronto como sea posible. Es importante aclarar que la espuma no daña al neumático, para emparcharla sólo hay que limpiar el sellador.

Otra opción, que no recomendamos, es usar un kit de reparación en el que con un punzón emparejemos la superficie que sufrió el pinchazo para pegar en ella un parche. Sólo servirá de manera provisoria y, lo peor de todo, va a arruinar la carcasa del neumático al forzar los hilos de acero que la componen. Nos servirá para salir del paso pero las consecuencias son muy negativas.

Cortar la cadena

Podemos reducir las posibilidades de que ocurra con un correcto mantenimiento y teniendo la precaución de mantener cadena, piñón y corona con la lubricación ideal, especialmente si vamos a manejar por rutas que no sean completamente de asfalto. Si viajamos por ripio o tierra debemos controlar esto todos los días. Si el kit de transmisión no está en las mejores condiciones o no tuvimos en cuenta la lubricación, puede ocurrir que la cadena se estire hasta cortarse. Si llevamos con nosotros algunos eslabones de unión, saldremos del paso hasta llegar a un taller y solucionar el problema definitivamente.

¿Tuviste algún inconveniente durante un viaje? ¡Contanos cómo lo solucionaste en nuestro Facebook!

Romper los pernos de la corona

Para poder reemplazar los tornillos y tuercas de la corona hay que sacar la rueda trasera totalmente. Es muy importante conocer todo lo necesario para hacerlo y luego colocarla sin olvidar ninguno de los ajustes que son fundamentales para no poner en riesgo nuestra seguridad. Si tenemos experiencia o nos informamos correctamente, con sólo llevar los tornillos y tuercas de la corona podemos solucionar rápido el inconveniente y seguir con nuestro camino.

Cortar el cable de embrague/freno

De acuerdo a cuál sea la moto que manejes, podés necesitar uno o dos cables para que un corte en medio de la ruta no sea un problema serio. La colocación es muy sencilla: sólo vas a necesitar llevar el repuesto con vos y una llave para hacerlo.

Perder combustible

Una de las causas principales por las que nos puede pasar es que la manguera de combustible no esté en óptimas condiciones. Con el tiempo se reseca y pueden generarse pérdidas, aunque también colaboran con eso condiciones externas como el clima (viajar por lugares muy áridos). Cuando la manguera pierde flexibilidad es común que termine en una fisura y empecemos a perder combustible. Siempre es conveniente revisar que se encuentre en buen estado, de cualquier modo podemos solucionarlo con unos centímetros de repuesto para reemplazarla y seguir adelante sin problemas.

Estos son los inconvenientes más comunes que podemos enfrentar en un viaje. Como vimos, con repuestos que no ocupan mucho espacio y una revisión previa para asegurarnos de que nuestra moto está lista para salir de viaje los sobrellevaremos sin problemas. Si nos enfrentamos a otro imprevisto es importante contar con el respaldo de la aseguradora. QBS Seguros tiene una cobertura con características únicas que la convierten en la mejor del mercado. No dudes en llamarnos al (011) 5263–0660, estamos para asesorarte. ¡Encontranos también en Facebook!