(Foto de Rachel Crowe)

Celebridades Sociales Anonimas

José posa para su tercera selfie del día, esta vez saliendo del trabajo rebosante de positividad y alegre de que le queda mucho por delante en el día. Quinta selfie en el gimnasio, es genial consumir endorfinas y estar rodeados de gente linda aunque las dos “chicas” que salieron junto a él tienen 50+ y varias cirugias encima que las hacen parecer victimas de algún accidente con agua hirviendo. Un pequeño Facebook live a las 21.30hs cenando con su mejor amiga y saludando a todos sus seguidores que darán like sin pensarlo, pondran un corazoncito y si tienen ganas desde su no tan fabulosa vida como la de José tomando consome de gallina y viendo un capitulo de Stranger Things en Netflix pondran el siempre comentario de comentador social sin sentido: “Mi amigo José cada día más guapo”.

Uno de los tantas celebridades anónimas que tengo en mi Facebook y veo día tras día. Otra vida fabulosa que todo el mundo quisiera vivir, excepto yo. Siempre me pregunto cual es el costo de cada selfie, aunque se el propósito que es obtener un momento de cariño, en una vida vacía como la de muchas de estas celebridades que veo día tras día en el feed de mi Facebook. Común denominador, están solteros y son “socialmente” exitosos pero “amorosamente” desastrosos. Entonces el costo de una selfie, no es más ni menos que el sentirse solo y necesitado de cariño físico valido.

…pondran el siempre comentario de comentador social sin sentido…

Mientras más me internaba en una relación hace dos años más me daba cuenta que este era el costo y el leitmotiv de validar y mostrar esta vida fabulosa en las redes sociales. Luego quise saber más y tome mi celular, le envie un mensaje a Agustín y como siempre tardo unas 2 horas en responder ya que tenia varios grupos de mensajería con sus seguidores. Lo invite a tomar un café a la vuelta de casa, hable con él de mi obsesión sobre saber que pasaba al final de una jornada dominada por 7 selfies, 2 Facebook Live e incontables comentarios del tipo “Sos genial”, “Cada día más guapo”, y solo supo responderme: “Silenciar el celular, acostarme y desear encontrar a alguien que me de un beso en la boca antes de dormir…”