Soledad

“una carta a la soledad”

¡Ah! ¡Si la dulce soledad de nuevo, hace tiempo que no te veía por estos rumbos he! Ahora que tienes preparado para mí, aferrada y fría soledad, me muero de ansias por saberlo. Me haces sentir tan especial porque sé que nunca me abandonaras ya que eres lo único verdadero y propio que sé que jamás me dejaras dulce soledad.

La ultima vez que me visitaste fue algo increíble, tanto que me sentía especial de tenerte y no te quería dejar ir, crecías dentro de mi como si de las raíces de un sauce muerto se tratase sujetándome firmemente sin oportunidad de tomar un suspiro. Aún recuerdo cuando estabas conmigo me hacías pensar cosas tan locas y ahora te escribo por que siento la necesidad de estar a tu lado ya que de cierta forma me hace sentir especial pero vacío al mismo tiempo.

Pero ahora que estas dentro de mi te agradezco, te agradezco por que haces funcionar mi cerebro y apagas el calor de mi furico corazón me doy cuenta de que estas ahí ya que no me conformo con nada , me haces estar en un estado de soberbia y cinismo tan profundo que llega a rozar con mi espíritu si eres tu soledad quien me hace sentir que no estoy bien con nada ni con nadie pero sobre todo me haces sentir que yo mismo no valgo nada.

Te amo y te odio al mismo tiempo soledad, te evito y te hecho de menos, te olvido pero regreso a ti constantemente, a veces te siento tan tangible que puedo sentir como te escabulles dentro de mi pero no te dejo salir ya que eres lo único que tengo, y soledad no me abandones que si lo haces volveré a ser yo mismo y no sabes cuánto me tengo miedo y no quiero morir aun hazme sentir tristeza soledad, pero jamás me dejes solo conmigo mismo ya que no habrá escapatoria de mis pensamientos. Unos pensamientos que me autodestruirán unos pensamientos que son tan, tan yo mismo “a lo que mas le temo”.

“ahora lo se no tengo la necesidad de despedirme en esta carta por que se que siempre estarás conmigo una soledad espiritual, soledad mental y soledad por siempre”