Vuelta a la normalidad.

¿Qué diferencia hay entre que las tropelías las cometan los que comparten tus ideas políticas o los otros? Ninguna. La próxima vez que haya un partido-movimiento que nos ilusione deberían de grabarse esta frase a fuego.

Discuto durante dos días en redes sobre Dylan, los Nobel y los límites de la literatura. Participa mucha más gente que cuando hablamos los habituales sobre tal o cual autor. Aparte de lo obvio: no es manzana si los que no suelen hablar de manzanas participan, es fantástico que tanta gente participe en un debate sobre los límites de la literatura, sobre qué es y qué no es manzana.

Los liderazgos en política se ganan, se conquistan, con mil detalles y mucho trabajo no cuantificable. Es absurdo intentar imponerlos. ¿Cómo va a avanzar Andalucía si todas las opciones miran a Madrid para obtener el beneplácito? ¿Cómo se van a enfrentar para reclamar justicia si les deben su puesto? Si estuviera, que no voy a estar, un par de años más en política me volvería, si no me he vuelto ya, independentista andaluz. Qué nulo futuro tiene nuestra tierra. Qué pena saber que estamos educando a nuestras hijas para que se vayan lejos en cuanto acaben su carrera.

Creo que en 48 años solamente he votado las 4 veces de Podemos y una o dos a Zapatero. Lo normal en mí es no votar y desconfiar, como siempre he hecho, de las estructuras de poder. ¿Vuelta a la normalidad?

Os dejo con poesía política.

https://www.youtube.com/watch?v=ySs6c07kfDs