Mujeres y manicomios: los libros que nos hablan de ello

En mi ánimo de hacer todo este tipo de cosas lo más entretenidas y visuales posible (no se hacerlo de otra manera) puede que meta la pata al tratarse de un tema delicado (lo se muy muy bien) y alguien pueda sentirse mal, pero espero que se tome como lo que es realmente: un listado de libros que puede ayudaros a acercaros a estos temas. Aclaraciones:

  • Son EXCLUSIVAMENTE libros que he leído y, por tanto, de los que puedo hablar. Pero la idea es que vayáis dándome más referencias para poder añadir tanto al listado como a mi pila de pendientes.
  • No sólo hay manicomios si no que representan el dolor en general. El título se explica en este primer libro.

He devorado el último libro de Errata Naturae ‘Notas desde un manicomio’ y mientras lo hacía reflexioné sobre la cantidad de libros que había leído sobre el dolor de las mujeres encerradas, bien en instituciones, bien en si mismas por su dolor. Todas ellas pasaron a formar parte de mi porque si algo las caracteriza es que son capaces de llevarte con ellas a su mundo, su mente y su alma a través de sus palabras y no eres capaz de soltarte hasta llegar a la última palabra. Con éste me ha ocurrido exactamente lo mismo y os lo recomiendo desde ya. Y a través de él ha sido como me ha surgido la idea de éstos apuntes pero, como suele ocurrirme, acabo hilando demasiadas cosas y no voy a ceñirme a las mujeres encerradas en instituciones. Vamos allá:

Injustamente olvidada Unica Zürn — El Hombre Jazmín Unica te atrapa, te lleva con ella de la mano en el bucle en que sus pensamiento se van transformando con cada página. Con pocos libros he llegado a comprender tan bien la mente de una persona que te habla desde su pozo, su miedo y su enfermedad. No voy a decir mucho más de lo ya dicho en este hilo de La Semillera escrito por la mejor librera del mundo y parte del extranjero @VelvetMolotov porque es imposible mejorarlo, así que pinchad y disfrutad sin más: https://twitter.com/LaSemilleraMad/status/989079449768521728

Clasiquísimo y por ello imprescindible: La campana de cristal —Sylvia Plath ¿Cómo puedes encontrar tu lugar en el mundo tan hostil como éste? Sylvia nos cuenta a través de las palabras de la protagonista su descenso a los infiernos de su mente y su alma. De hecho su suicidio se produjo al poco tiempo de la publicación (personalmente siempre lo vi como la reacción tras vaciarse entera en estas páginas)

Además la leen todas las señoras bien del panorama audiovisual. Mejor referencia que ésta no la hay.

Más clasicismo: De la enfermedad — Virginia Woolf. He escogido éste por ser el tema central unido a la poesía, pero realmente Virginia siempre habla aunque sea un poco sobre el tema en todas sus obras (leedlas todas, haceos el favor) Y como complemento perfecto tenéis Las horas- Michael Cunningham donde podéis ahondar en la mente de tres mujeres de diferentes épocas y con diferentes vivencias pero con dolores que las acaban uniendo, al igual que lo hace La señora Dalloway

“Si lo lee Rori es que es bueno” Como frase para memorizar

No acaban ahí los clásicos, no. El papel pintado amarillo - Charlotte Perkins Pongo la última edición que ha salido porque es ilustrada y preciosa, pero cualquiera de ellas es igual de especial, de hecho yo tengo la edición bilingüe que es para echarse a llorar de bonita. Charlotte narra a través de la protagonista de la obra su propia vivencia cuando tras dar a luz, entra en una profunda depresión y el doctor le diagnostica “agotamiento de los nervios” y receta descanso dentro de casa(para no variar, ya sabéis) Su vivencia sobre cómo llega incluso a vislumbrar “el otro lado” es escalofriante. Su hogar acaba convirtiéndose en su manicomio.

Subo una foto propia, si

Leonora Carrington, grande como ella sola, tiene muchísimos libros (gracias editoriales, os amo) pero tan sólo uno de ellos habla desde su propia experiencia: Memorias de abajo.

Por propia experiencia os digo que conocerla a través de las otras obras que aparecen en la imagen y después leerla directamente es una experiencia maravillosa. Leonora fue una pintora surrealista de estas que no aparecen en los libros y que no encontraréis en grandes museos, pero que merecían gloria eterna. Conoció a los más grandes, convivió con ellos y aprendieron unos de otros mutuamente (las musas, ¡JA!) Pero para conocer el estado de su alma tras sus huidas y su vida,nada mejor que leer su encierro en Santander (si, aquí mismo la tuvimos) y notar cómo influyó en toda su obra posterior.

Me temo que la artista Angelina Beloff tampoco ha recibido toda la atención que merece, pero gracias a Elena Poniatowska (a la que parece que estoy haciendo un homenaje en estos últimos párrafos y ¡oye, pues si!) podemos conocer cómo fue su vida tras el abandono de ese señor que si que fue muy conocido Diego Rivera en su época pre-Frida. En Querido Diego, te abraza Quiela la Poniatowska hace un ejercicio brillante hablando a través de Angelina quien, encerrada y exiliada en Paris no para de escribir cartas a Diego cuando éste la ha abandonado. La muerte del hijo que tienen en común no hace más que empeorar esa situación y con cada nueva carta podemos ir viendo como su mente se va hundiendo sin remedio (la madre que le parió, es que no se podía estar quietecito y sin hacer daño)

Y voy a terminar con un triple salto mortal: si habéis entendido la imagen de primeras me tiro al suelo.

¿Os acordáis de esa primera mujer señor Rochester en Jane Eyre que estaba loca desquiciada que vivía en un ático? Bueno pues, sorpresa, no estaba loca… él la volvió loca. Jean Rhys escribió en Ancho mar de los Sargazos el punto de vista de Bertha Mason desde su nacimiento su interesantísima vida y cómo acabó en un ático saliendo por las noches a mirar a Jane Eyre preparando su boda con el señor mencionado anteriormente. Y, esperarse, que por si queréis mucha más información sobre el tema, lo conté todito en este podcast de las geniales Fan Grrrl. Porque si no tenéis suficiente con leerme, podéis escucharme.

EXTRA: Es que no puede yo dejar de hablar de Camille Claudel, más conocida como la-musa-de-Rodin (aunque realmente debería ser conocida como la mujer que hizo muchas obras JUNTO A Rodin pero que el señor envidioso no pudo soportar y por éso se las agenció) que pasó demasiado tiempo encerrada en un manicomio por culpa de aquí el artista y de su familia. Este libro NO lo he leído, pero si que os recomiendo la película de sus días encerrada porque es preciosa y porque está protagonizada por Juliette Binoche y ya con éso no hay más que decir https://www.youtube.com/watch?v=w-ETPcrkWyA

ACORDAOS DE COMPRAR LOS LIBROS EN LIBRERÍAS INDEPENDIENTES Y FEMINISTAS, POR FAVOR