Cómo suenan las imágenes

¿Quién no recuerda una película gracias a su música y quién no recuerda una melodía gracias a la película en la que sonó? Este camino de ida y vuelta es el que determina la relación entre la música y el cine. A fin de cuentas ¿qué sería de El padrino sin la melodía compuesta por Nino Rota o de las películas de Sergio Leone sin la música de Ennio Morricone? En ambos casos se trata de música original compuesta para el cine, sin embargo también podríamos preguntarnos si se pueden concebir las películas de Quentin Tarantino sin el maravilloso soundtrack seleccionado para acompañarlas; la canción de Neil Diamond Girl you’ll be a woman soon quedó asociada para muchos a la imagen de Uma Thurman bailando con la gabardina de Travolta puesta encima.

Entonces, ¿es la música la que acompaña a las imágenes o las imágenes las que acompañan a la música?

Básicamente los dos términos que tienen mayor uso y extensión a la hora de comprender la relación entre la música y el cine es el de score y soundtrack, porque hacen referencia a las dos expresiones musicales más evidentes para nosotros como espectadores. La música cinematográfica o score hace referencia directamente a las pistas musicales compuestas para la película, en la mayoría de los casos es tocada por una orquesta y es de carácter extradiegética (no es percibida por los actores). Provee de la atmósfera necesaria para la acción y aporta un énfasis emocional en cada escena. Los compositores están a cargo de su creación y hoy en día el cine no sería el mismo sin los aportes de John Williams el fiel colaborador de Steven Spielberg, Hans Zimmer (El rey león, Piratas del caribe), Howard Shore (El señor de los anillos), Michael Nyman (El piano, Gattaca), Alejandro Amenábar (Abre los ojos, Los otros, Mar adentro) o Gustavo Santaolalla (Diarios de motocicleta, Brokeback mountain, 21 gramos), entre otros. Todos ellos son creadores de fantásticas composiciones que han hecho de cada película una obra de arte única, haciéndonos pensar en nuestra pregunta ¿la música acompaña o se introduce de forma integral en la película? Tal parece que la que trasciende lo hace precisamente porque no es un elemento más entre los muchos ingredientes de un filme. A través de estos compositores la música clásica contemporánea se ha mantenido viva en muchas generaciones, cada año miles de personas se dan cita en distintos teatros del mundo para escuchar a orquestas interpretar la música de sus películas favoritas.

Veamos algunos ejemplos de los mencionados:

Tiburón, de John Williams no solo es un gran ejemplo de score sino también de leitmotiv, término que indica un tema que aparece repetidamente en una película y suele estar asociado a un estado emocional o a un personaje:

(Video de youtube con el tema de tiburón): https://www.youtube.com/watch?v=rBXUap6KiC8

El bueno, el malo y el feo, de Ennio Morricone se convirtió en todo un clásico, además determinó el sonido del western:https://www.youtube.com/watch?v=rBXUap6KiC8

Blade Runner, de Vangelis expresó a través de su sonido no solo todo el ambiente futurista de la película sino la música de los años 80:

El otro término, soundtrack, hace referencia a las canciones que existen antes de que se realice la película y que el director selecciona para integrar su filme. En la mayoría de los casos se trata de temas musicales con cierto nivel de reconocimiento y que de alguna forma ponen a la película en diálogo con la cultura popular del momento o de generaciones anteriores. Hoy en día abunda la confusión de términos, gracias a que se publican como “soundtrack” discos que incluyen tanto la música cinematográfica como los temas existentes agregados. Quentin Tarantino ocasionó la molestia de muchos cuando dijo que no necesitaba una banda sonora original para sus películas y que toda la música estaría integrada por temas clásicos del rock presentes dentro de la trama en radios y otros aparatos, de manera que los actores interactuarían con ellos. Para muchos esa molestia se disipó cuando asistieron a las salas de cine para ver Reservoir dogs, donde efectivamente a través de un radio se pueden escuchar los distintos temas que componen el soundtrack de la película. Luego, son muchos los casos ejemplares en los que se hace este uso, Wes Anderson también pone a sus personajes a interactuar con temas ya compuestos que van a definir su estado de ánimo y sus acciones. En los últimos años Guardianes de la galaxia nos regaló un excelente soundtrack reunido en esa cinta que Peter Quill cargaba para arriba y para abajo con el título de “Awsome mix vol. 1”. En este último caso, como en muchos otros, la película cuenta con una banda sonora original y un soundtrack.

De modo que, sea por la vía de una composición musical original, la selección de hits o ambas cosas. La música forma parte fundamental del cine y sobre todo de la forma como lo percibimos e interpretamos. Pero veamos algunas cosas más sobre el tema.

Algunos ejemplos de soundtrack en el cine:

The Departed. El director Martin Scorsese ha colocado el tema Gimme Shelter en varias de sus películas, incluyendo el inicio de The Departed:

Pulp Fiction. Todo el soundtrack de Pulp Fiction es fantástico, aquí les traemos la escena que mencionamos más arriba donde Uma Thurman baila Girl, you’ll be a woman soon:

The Royal Tenenbaums. Wes Anderson suele introducir música indie en sus films para expresar las relaciones entre los personajes y sus emociones. Una escena clásica ocurre cuando se encuentran Richie y Margot:

Hasta ahora hemos presentado el tema, abordado los términos y mostramos unos ejemplos. En la segunda parte de esta nota les presentaremos algunos datos históricos en la relación entre la música y el cine, además intentaremos cerrar la pregunta que dejamos arriba.


Originally published at Siete Filmes.