40 productos que cambiaron nuestros hábitos de consumo

“Consume-Branding”, Tim Easley

Tal como apunta el escritor y futurista estadounidense Bruce Sterling, en su libro “Shaping Things” (The MIT Press, 2005 ), si bien los objetos son inertes, y las personas están vivas, en realidad tenemos una relación simbiótica. Las personas dentro de la infraestructura comercial nos llaman consumidores, y actuamos como células de ese organismo de mercado. Nosotros alimentamos estos objetos distribuidos ampliamente a nivel comercial, “anónimos y fabricados en serie en cantidades masivas, usando una división del trabajo, rápida, no artesanal, con técnicas de ensamblaje, operando en economías a escala continental, apoyados en una red de transporte finanzas y sistemas informáticos”.

La tecnocultura que hoy conocemos inicia alrededor de la primera Guerra Mundial, y los consumidores somos el soporte. Los bienes están disponibles cuando se les requiera, a precios accesibles según la categoría social para la que estén diseñados, dirigidos con precisión a una demografía específica. Si tuvieran alma, esta sería la publicidad, y la mercadotecnia su sistema nervioso.

Esta lista fue confeccionada en colaboración con el equipo editorial de la Revista del Consumidor, y aparece publicada en su edición de aniversario. Estos son, en orden descendente de importancia, aquellos productos que marcaron nuestro hábitos de consumo, cuya influencia aún persiste en la sociedad:

40. Golosinas

Postre para todos. Si existe una versión primigenia del lema “es un pequeño lujo pero creo que lo valgo”, los postres industrializados se llevan una mención. Para todos los gustos y bolsillos, aunque hoy sean motivo de controversia, muchas marcas de este rubro son consideradas motivo de culto.

39. Focos

La carrera por crear la bombilla eléctrica la ganó al menos en los libros de historia, Thomas Alva Edison. El invento más útil del siglo XIX, tuvo su evolución con los focos ahorradores del siglo XXI: el foco nos enseñó una gran lección sobre obsolescencia programada.

38. Comida enlatada

Este invento de la época napoleónica sigue vigente, y se lo debemos al chef y químico francés Nicolas Cappert. Lujo de clase media en el siglo XIX, masificada tras la Primera Guerra Mundial e inmortalizada por Andy Warhol, todos tenemos una lata en casa, y puede conservar alimentos por décadas.

37. Bolígrafo

“Todos tienen un bolígrafo Bic en la mano”, rezaba el eslogan de este invento en la década de 1950, cuando comenzó su expansión por el mundo. Creación franco-argentina que democratizó la escritura en tinta, resulta un elemento familiar en la escuela y la oficina, aun con el embate de lo digital.

36. Barbie

La industrialización de los juguetes tras la Segunda Guerra Mundial dio origen también al mercado de los coleccionistas, las ediciones limitadas, y más recientemente los modelos con firma de diseñador. La controvertida muñeca creada por Ruth Handler en 1959 es el ícono de los artefactos de este tipo.

35. Tupperware

Las mamás te perdonan todo, menos que les pierdas sus ‘tuppers’. Una marca cuyo nombre se convierte en genérico es el máximo sueño en el branding. Diseño funcional, estético y una legión de imitadores, pero además un ejemplo clásico de sistema de ventas multinivel que se incorporó a la cultura popular.

34. Higiene desechable

Hubo una época en la que todo era de tela. Imagina cuando te daba la gripa o te llegaba la menstruación. Cuando había que cambiar de pañal al bebé. Eliminar las secreciones corporales era todo un desafío. Pero las fibras sintéticas resolvieron muchos de estos problemas, para alivio de las personas, aunque también a costillas del medio ambiente.

33. Alimentos dietéticos

Desde la antigüedad se sabe que cuidar el cuerpo implica comer bien. Pero la adición de vitaminas, complementos dietéticos, proteínas, entre otros, han diversificado la oferta de alimentos industrializados en los anaqueles, con la idea de individualizar las raciones para cada tipo de metabolismo.

32. Centros comerciales

Cada vez son más diversificados en México, aunque en algunas ciudades de Estados Unidos, donde surgió el concepto, estén en decadencia. Sitios de interacción social para muchos, se han convertido en una medida de la supuesta prosperidad de la zona donde se encuentren.

31. Reloj de pulsera

Uno de los inventos más antiguos y prácticos que ha tenido distintas etapas en su desarrollo. Símbolos de estatus por mucho tiempo, según la marca se le puede considerar como una pieza de joyería, o accesorio de moda indispensable para ciertos sectores socioculturales.

30. Código de barras

El peor error que puedes cometer es hacerte un tatuaje de código de barras. No por lo que esto implica como símbolo, sino por la mancha oscura que se formará con el tiempo. El bip de registro en las cajas de cobro es el himno del consumo por excelencia.

29. Cadenas de comida rápida

Omnipresentes, de mala fama globalifóbica por supuesto. El controvertido modelo de esta clase de franquicias ha sido imitado con infinidad de variantes y resultados de lo más diverso. Alternativa para asalariados en la semana laboral, rincón familiar de fin de semana para muchos otros.

28. Horno de microondas

Quienes pasan relativamente poco tiempo en casa saben que es indispensable. A juicio de algunos es un buen regalo de bodas. Tiene detractores, y muchos. Sin embargo, visitar un hogar de clase media y no encontrar uno de estos en la cocina causa cierta extrañeza.

27. Lipstick

Cuando hablamos de lápiz de labios, cuya presentación en tubo se puede rastrear a principios de siglo XX, debemos pensar que estos no vienen solos. Delineadores, sombras, corrector, esmalte de uñas, etcétera: en 2015 la industria cosmética en el país generó un valor de 12 mil millones de dólares.

26. Refrigerador

Nada más triste que un ‘refri’ vacío, o lleno de cajas de unicel con restos de comida rápida. Lleno de cervezas adquiere otro matiz. Elemento imprescindible en el hogar, la decisión de comprarlo es considerado con su debida distancia como uno de los ‘pasos más importantes’ en la vida de una persona adulta.

25. Moda juvenil

Hasta mediados del siglo XX no existía una clara conciencia de la transición entre la niñez y el mundo adulto. Pero la mercadotecnia lo tuvo muy claro a mediados de la década de 1960. Desde entonces, el mundo le pertenece a los adolescentes, y sus necesidades mueven las preferencias culturales cada temporada.

24. Agua embotellada

Resulta sorprendente enterarse que una botella de agua puede tener un precio más elevado que un refresco. En un planeta preocupado por su escasez, el agua embotellada se ha convertido también en un producto aspiraciones, símbolo de estilo de vida saludable, para el que existen una gran variedad de marcas y presentaciones.

23. Pilas

“Baterías no incluidas” es la frase que muchos temen leer al abrir los regalos de Navidad. Controvertidas por su impacto en el ambiente al desecharlas, estas fuentes de energía son las pequeñas grandes heroínas que están presentes en los aspectos más mundanos de la vida cotidiana.

22. Calzado deportivo

En 1984 los Air Jordan se convirtieron en un objeto de lujo, y el calzado deportivo no fue el mismo desde entonces. Hoy legiones de coleccionistas buscan los últimos modelos de ‘tenis’ de temporada y realizan convenciones para encontrar rarezas. Los ubicuos Chuck Taylor All Stars se convirtieron en el uniforme/informal para la oficina.

21. Tiendas de conveniencia

Aunque en México las ‘misceláneas’ o ‘tienditas’ proliferan, las tiendas de 24 horas los siete días a la semana se han introducido en la preferencia de los consumidores. Hay cuadras que pueden tener hasta dos de la misma cadena. En Estados Unidos, lugar de origen del concepto, son una referencia obligada de su cultura popular.

20. Walkman

La idea de cargar con tu propia música es uno de los conceptos más revolucionarios de fines del siglo XX. El aparato de Sony que definió la década de 1980 sentó un precedente inigualable. Años después el iPod tomaría el relevo.

19. Fast fashion

Moda para todos, con gran demanda, fugaz y controvertida: una industria global de 1.2 billones de dólares, sustentada por obreros que ganan el mínimo. Sin embargo cualquiera de las boutiques de “moda desechable” de bajo costo tienen al acecho millones de consumidores listos para inundar sus locales.

18. Anticonceptivos

El control de la sexualidad al alcance de todos es una de las bases de la civilización moderna. La píldora anticonceptiva es uno de los elementos tecnológicos que brindó a la mujer uno de los cambios más radicales para reclamar su emancipación. El miedo al contagio del VIH/SIDA en la década de 1980 impulsó sendas campañas para el uso del condón. Cuesta trabajo pensar que a estas alturas la controversia persiste.

17. Fotografía instantánea

La historia de las distintivas cámaras Polaroid tuvo un desenlace dramático con el advenimiento de las cámaras digitales. Declarada en bancarrota en 2008 y rescatada por un conglomerado, hoy la marca es un ejemplo de persistencia con el lanzamiento de modelos con diseño vintage que incluyen su distintivo revelado instantáneo.

16. Mezclilla

Los pantalones de mezclilla iniciaron como prendas para clase trabajadora que se abrieron camino hasta las pasarelas internacionales, una especie de ‘Cenicienta’ de la industrialización. Símbolos de rebeldía por excelencia, estos han pasado por infinidad de reinvenciones y aplicaciones, pero nunca han pasado de moda.

15. Floppy disk

Los dispositivos portátiles de almacenamiento de información digital tuvieron un punto de arranque con los diskettes. Estas piezas hoy obsoletas, sustituidas por su encarnación evolutiva, los USB, fueron el pilar de la popularización de la incipiente industria informática de fines del siglo XX.

14. Automóvil

Por necesidad, como objeto aspiracional, elemento transformador de la vida urbana del siglo XX, la relación amor-odio que las personas tienen hacia los vehículos automotores es todo un fenómeno que transformó nuestra manera de concebir el transporte y las ciudades desde aquel primigenio (y masivo) Ford Modelo T.

13. Transistor

En 1965 del chip más complejo tenía imbuidos 65 transistores. Entonces Gordon Moore, cofundador de Intel, calculó que la constante miniaturización de los componentes electrónicos permitiría que esta cifra se duplicara cada 18 meses. Hoy el Intel Broadwell-EP Xeon tiene 7,200 millones.

12. Televisor

Uno de los grandes campeones de todos los tiempos: ha moldeado nuestra cultura y hábitos de compra de manera contundente, y en este sentido la ‘caja’ no ha sido tan idiota como aseguran. La imagen de multitudes cargando pantallas planas durante el ‘Buen fin’ es contundente.

11. Videocasetera

Otra emblemática industria que concluyó su ciclo de vida con el advenimiento de lo digital, y quizá el último gran experimento de comercialización de tecnología que sirvió de modelo para el mercado de las computadoras y la distribución de contenidos. Reproductoras, casetes, videoclubes, son el retrato de toda una época.

10. Videocámara

El registro en video de los momentos privados ha sido uno de los avances más significativos en la historia cultural de la vida cotidiana.

9. Videojuegos

Llegaron para quedarse y transformar el mundo del entretenimiento. La millonaria industria que los respalda y las legiones de gamers, han forjado una cultura propia que trasciende fronteras, en una especie de lenguaje universal.

8. Palm

Fue a mediados de los noventa que se utilizó por primera vez la frase “asistente digital”, para referirnos a esta clase de computadoras de bolsillo. Símbolo de estatus, no había ejecutivo que no se resistiera a retratarse con ellas. Esto dio sentido literal a la frase de ‘tener información a la mano’.

7. iMac G3

Si, existe gente PC y gente Mac. Pero la iMac G3 de 1998 rompió con el paradigma de las computadoras de escritorio; un producto funcional no tenía por que presentarse como simple un gabinete gris. Además, sería el punto de partida del ‘Culto Mac’ que hoy conocemos.

6. Música digital

La revolución digital tomó por sorpresa a una industria discográfica en decadencia. Crear archivos MP3 de tus canciones favoritas y compartirlos por Internet fue lo más punk que le pudo pasar a la música. La nostalgia por los LPs se mantiene, cierto, pero ahora puedes escuchar, y guardar, música de todos los tiempos.

5. Tarjeta de crédito

La frase “Cárguelo a mi cuenta” fue utilizada alguna vez como eslogan para promocionar los servicios bancarios de este tipo. El secreto está en administrarla con cuidado, de lo contrario de convierte en un arma de doble filo. Imprescindible para las transacciones modernas,

4. Internet

Cuando llegamos a trabajar con la laptop a un lugar desconocido, lo primero que buscamos la señal de un modem –si no es que cargamos con uno. Estar ‘desconectados’ provoca ansiedad. Internet marcó una nueva frontera, un antes y después en la historia del mundo. Es difícil imaginar que sería de nosotros, como humanidad tecnificada, sin este privilegio. Lo mejor que le pudo pasar al mundo después del sexo…ok, tal vez no…

3.Servicios de streaming

El universo de contenidos en el momento en el que tu lo deseas. Quizá se trate del clímax de los medios masivos de comunicación, un punto de no retorno cuyas posibilidades apenas comenzamos a explorar. Hasta el momento, todo va muy bien.

2. GPS

Saber dónde nos ubicamos geográficamente ha sido una inquietud que data de milenios. Hoy, conocer dónde está el restaurante de moda más cercano es una prioridad. El despliegue de metadatos, con las elementales coordenadas cartesianas, cambió nuestra manera de percibir el mundo.

Smartphone

Las computadoras multimedia más avanzadas y baratas de la historia se usan para subir fotos de comida y de gatos, cazar criaturas virtuales y chismear con los amigos. Y nos encanta hacerlo. Cada temporada se renuevan para mostrarnos nuevos trucos, y estamos ávidos por conocerlos.