Construimos nuestro propio mundo en función de la mirada de otros y desde la perspectiva de nuestra sensibilidad individual e infantil. La tragedia es que es exactamente al principio de nuestra existencia cuando escribimos leyes que nos encarcelan para el resto de nuestros días, basadas en esta pobre e inocente interpretación de la mirada ajena.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.