Hay una cierta calidez reconfortante en el vínculo con el otro. Entiendo el atractivo. Se trata de una milésima de existencia acompañada. Ya sea porque el otro escucha, devuelve una sonrisa o regala un comentario de aprobación. Hay algo ahí, una comunión que da sentido. Hasta hay cierta sensación celebratoria en el cruce de dos existencias, por el tiempo que sea.

Para mí ese tiempo siempre es corto. Todo dura más de lo que debería –no lo dije yo, pero es tan cierto-. Ese destello es simplemente eso. Luego todo empieza a caerse a pique.

Like what you read? Give Silvina Miguel a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.